Santa Cruz tiene su mapa del delito.

En el Salón Blanco de Casa de Gobierno, con la presencia del Gobernador Daniel Peralta, fue presentado el documento denominado "Diagnóstico de la Fenomenología Delictual y el Mapa del Crimen 2007-2009", que es un estudio sobre la situación de la criminalidad en la Provincia de Santa Cruz, tomando en cuenta los distintos tipos de delitos y su desarrollo en jurisdicción santacruceña.
La importancia en cuanto a contar con este documento estuvo a cargo del jefe de Gabinete de Ministros, Dr. Pablo González, quien puntualizó que «todo proceso de construcción de políticas públicas requiere la identificación de los problemas y establecer una jerarquía de necesidades para una toma de decisiones que lleguen en el menor tiempo posible a resultados positivos».

«Por eso –agregó- hoy presentamos el plan director de gestión en materia de seguridad, y en este sentido quiero destacar que se elaboró con la participación de mucha gente que trabaja día a día, silenciosamente, en la policía provincial, interrelacionándose con los diferentes organismos que tienen ingerencia en materia delictual».

El funcionario destacó que «este trabajo conjunto nos va dando a nosotros diferentes posibilidades de decisión, que son bajadas a cada comisaría para que en ese lugar las autoridades tomen determinaciones significativas, cómo por ejemplo, horarios de patrullaje, identificación de lugares críticos y tipos de delitos que requieren una intervención especial».

«El mapa del crimen –agregó- brinda una herramienta fundamental para establecer adecuadamente la lucha contra el delito, sabiendo cuáles son las «zonas calientes» de primer y segundo orden y cuáles son las decisiones que hay que tomar en materia de política pública para acompañar este proceso».

A modo de ejemplo respecto a las decisiones que se toman en base a datos certeros de la realidad, el Jefe de Gabinete de Ministros indicó que «una de las primeras determinaciones que tomamos fue la aplicación a nivel provincial de un sistema de televigilancia, porque este diagnóstico nos permitió descubrir que está funcionando de manera óptima en Río Turbio. Por eso, actualmente, se está instalando en las comunas de Puerto San Julián y El Calafate, y ya tenemos el trámite iniciado para aplicarlo en Río Gallegos y en Caleta Olivia, para después ir a Pico Truncado, Las Heras y Puerto Deseado, y así ir llegando a todas las localidades».

Tal vez por su complejidad, González se refirió de manera especial a dos tipos de delitos: la «trata de personas» y «narcotráfico», respecto a los cuales recordó que «el jueves pasado (14/05/2009), la Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Cruz, aprobó la Reforma de la Ley Nº 688/71, norma que eleva en jerarquía a la antigua División de Leyes Especiales de la Policía Provincial para convertirla en Dirección General de Investigación del Narcotráfico y Criminalidad Compleja que, en definitiva, es el área específica de la policía que viene trabajando en estos temas».

Además de reseñar la cantidad de allanamientos, personas detenidas y sustancias encontradas en cada procedimiento cuyo valor puede traducirse en millones de pesos, en el tema «narcotráfico» resaltó que «hemos apuntado a la capacitación de nuestros hombres, abarcando todos los aspectos de esta problemática y estamos dotando a los hombres de la policía provincial de elementos imprescindibles para cualificar su tarea, porque si el conocimiento no va acompañado de recursos económicos los resultados en la lucha contra este tipo de delito no es todo lo eficiente que debería ser».

La lucha contra la trata de personas

En cuanto al combate de una de las formas más aberrantes del delito, la «trata de personas», el Jefe de Gabinete recordó que «en Abril del año pasado la Legislatura Provincial sancionó la Ley 23634, que aporta un concepto novedoso al tratamiento de este tipo de crímenes donde había una especie de «laguna jurídica», porque todos los esfuerzos que se hacían en este tema tenían fundamento en otras normas y ahora contamos con una normativa específica que nos permite trabajar mejor con este delito que es federal».

Para dimensionar la importancia de este tipo de delito y con ello las enormes dificultades que se enfrentan para combatirlo, González dijo que «la «trata de personas» significa el tercer negocio transfronterizo y es el más lucrativo después del narcotráfico y el tráfico de armas. Es un tipo de negocio, tomando como referencia un cálculo hecho por las Naciones Unidas, que da beneficios de 7 a 10.000 millones dólares al año, y es muy complejo porque el juego del mercado permite cualquier cosa, siempre que haya alguien dispuesto a pagar a otro con la mercancía que el cliente quiere, sin importar que el producto sea un ser humano».

De esta manera, comentó que «para luchar contra este delito tenemos que tener un conocimiento acabado de la situación y por eso nuestra policía trabaja con un mapa de la República Argentina donde están detectados los lugares donde se capta a personas (Jujuy, Formosa, Corrientes, Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe) y con documentación donde se explica cómo es el proceso de tránsito y traslado de personas, y cómo se produce la explotación (violencia física y sexual, control psicológico y mental, aislamiento social, exclusión, manipulación, abuso de sustancias, carencias y cuidado médico precario, etc.)».

En este contexto, subrayó que «la Provincia de Santa Cruz es el último eslabón de la cadena, con lo cuál esta claro que la «trata de personas» no es un fenómeno que nace, crece, se desarrolla y termina aquí, es un delito que va en una cadena cuyos eslabones está conformada por seres humanos que van quedando en diferentes provincias. De todas maneras debemos decir que tenemos claro cuáles son las áreas críticas de la Provincia de Santa Cruz: Caleta Olivia, Las Heras, Pico Truncado, Puerto Deseado y Río Gallegos, y estamos trabajando sobre esos puntos».

Más adelante sostuvo que «quiero destacar que en los casos de «trata de personas» en los que nuestra policía actuó, trabajó con el Juzgado Federal e intervinieron la iglesia y el área de Derechos Humanos. Entre todos hemos tratado de que la gente que es captada sea tratada como corresponde. Este delito es un problema interjurisdiccional y nuestro deber es interactuar con las fuerzas federales para combatir adecuadamente este flagelo».

«No quisimos llamar a esta presentación Plan de Seguridad» enfatizó, y en ese marco puntualizó finalmente que «si bien lo tenemos, este es un trabajo de muchos meses que se hace con la intención sana y el compromiso de los hombres de nuestra policía de combatir el delito. En épocas donde hay elecciones vemos que existen gestos espasmódicos de políticos que dicen que tienen un «Plan de Seguridad», y nosotros queremos que si alguien tiene ideas que las aporte para acompañar las iniciativas, porque nosotros no decimos que no tenemos problemas de seguridad lo que decimos es que tenemos la firme decisión política de combatirlos y aunque sabemos que queda mucho por hacer estamos dispuestos a dar la batalla contra estos flagelos».

Comentá la nota