Santa Cruz: en medio de la crisis, renunció el ministro de Economía

Santa Cruz: en medio de la crisis, renunció el ministro de Economía
Juan Manuel Campillo era el guardián financiero de Néstor Kirchner en la provincia. Su salida deja políticamente aislado al gobernador Daniel Peralta. Apenas una muestra de la debacle de las provincias. Una nueva instancia de la crisis que sacude a la provincia.
La provincia de Santa Cruz, el feudo político de Néstor y Cristina, entró ayer en una nueva instancia de la precipitada crisis que sacude al distrito desde la derrota electoral del último 28 de junio. El ministro de Economía provincial, Juan Manuel Campillo, un virtual interventor de Kirchner en el distrito, viajó a Buenos Aires y decidió presentar la renuncia al cargo. La dimisión se hará efectiva hoy, tras el regreso del funcionario a la provincia. Fuentes allegadas al gobernador, Daniel Peralta, confirmaron extraoficialmente la dimisión de Campillo y anticiparon que será reemplazado por el actual titular de la Caja de Servicio Social y ex integrante del Tribunal de Cuentas, Diego Robles, quien asumirá mañana. Por otra parte, la crisis santacruceña se profundiza en el marco de delicada situación financiera que viven otras administraciones provinciales, como Buenos Aires y Córdoba.

En tanto, ayer se especulaba con que el renunciante Campillo ocuparía próximamente un cargo en la administración nacional. En una breve comunicación telefónica con este diario evitó confirmar o desmentir oficialmente la renuncia, auque a esa hora ya era dado por hecho en Río Gallegos: "Hasta ahora sigo siendo el ministro en funciones y no diré más".

La renuncia del ministro de Economía santacruceño tiene lugar en medio de una disputa política que acotó las alternativas de Peralta para buscar una salida a la crisis financiera en la cual se encuentra inmersa la provincia. Con un déficit de 1.400 millones de pesos, el mandatario provincial no logró el acuerdo de la oposición para crear un fideicomiso que le permitiera sanear la deuda. Además, el matrimonio presidencial parece haberle soltado definitivamente la mano. En su primera conferencia de prensa tras las elecciones, Cristina había adjudicado la derrota a los problemas de gestión y a su propia ausencia y la de su marido en el distrito. Peralta estuvo recientemente con la Presidenta de la Nación en la Casa Rosada, en el marco del diálogo político, pero no obtuvo una respuesta concreta a su pedido de auxilio.

Un pingüino de pura cepa. Juan Manuel Campillo estuvo al frente del Ministerio de Economía de Santa Cruz durante un año y medio. Pero antes, durante otros 14 años, ocupó la Secretaría de Hacienda con el propio Kirchner como gobernador y también con Sergio Acevedo y Carlos Sancho. Fue un hombre determinante en la administración de los ingresos por regalías petroleras durante mas de una década y media. También tuvo bajo un estricto control los fondos de ATN y obras públicas enviados por Julio De Vido desde 2003. Se trata de un hombre clave en el entramado kirchnerista. Además, ha sido un hombre clave en el manejo de los fondos de la provincia depositados en el exterior. En ese sentido, compartió infranqueables secretos con los Kirchner y fue él quien, tras una larga incógnita, reveló que se trataba de alrededor de 500 millones de dólares. Por otra parte, el funcionario K cumplió un rol preponderante cuando presentó ante la Legislatura la ley de Presupuesto para el corriente año, altamente criticada por la oposición, que se resistió a aprobar una partida financiera superior a los $5.600 millones y con un endeudamiento del 40 por ciento.

En zona de riesgo. El gobernador Peralta no puede superar la frustración de no haber podido conseguir de la Legislatura provincial la autorización para financiar la deuda de 1.400 millones de pesos a través de un fideicomiso. Ése era un recurso vital para poder hacer frente a los gastos corrientes de su administración. La medida, que fue diseñada y defendida por Campillo, resultó altamente cuestionada por los gremios y la oposición, y nunca llegó a ser debatida. Luego de esa frustrante jornada se profundizaron las diferencias entre Peralta y Néstor Kirchner, lo que derivó en la renuncia del representante kirchnerista en la entidad financiera, Raúl Copetti.

Hace una semana, Peralta consiguió en la Legislatura, a través del voto oficialista, la aprobación para la reestructuración de una deuda por 460 millones de pesos contraída con el Banco Nación. Esto le valió al saliente ministro de Economía una denuncia ante el Tribunal de Cuentas por parte del radicalismo, que lo acusa de presuntas irregularidades en los giros en descubierto hechos sobre varias cuentas de la entidad oficial.

El paro petrolero que lleva cuatro días (ver página 2) será otro golpe a las arcas provinciales por la merma de ingresos en conceptos de regalía. Y a esta medida de fuerza, desde ayer, se sumaron los trabajadores del gas.

Al contador Diego Robles le queda un difícil panorama por delante. Una provincia con un déficit que mensualmente supera los 30 millones de pesos y que mes a mes tiene mas dificultades para cumplir con el pago de los sueldos a sus 52.000 empleados.

"EL MINISTRO DE ECONOMÍA ERA NÉSTOR". "Campillo fue uno de los brazos derechos de Kirchner en la provincia. Nunca tuvo un plan porque el verdadero ministro de economía es Néstor". Con estas palabras, el secretario general de ATE y la CTA de Santa Cruz, Alejandro Garzón, desestimó que el cambio al interior del ministerio vaya a modificar la grave situación fiscal provincial. Según el gremialista, "hasta que el gobernador no rompa con el kirchnerismo no habrá una transformación real".

Después de remarcar que "Campillo fue el soldado de Kirchner dentro de Economía", Garzón explicó que el ex ministro deberá dar explicaciones a los santacruceños por la "ausencia de plan".

Con respecto al nuevo titular de la cartera de Economía, Diego Robles, sólo atinó a decir: "No descarto que lo pongan a él para que Kirchner siga manejando todo". En ese sentido, el gremialista señaló que seguirán reclamando un aumento salarial para todos los trabajadores, una asignación universal por hijo y saber a qué se debe el fuerte déficit.

Comentá la nota