Santa Cruz licitará el control de regalías petroleras.

Santa Cruz licitará el control de regalías petroleras.
Es una de las medidas adoptadas para mejorar los recursos provinciales declaro el ministro Campillo. También se avanza en la modificación de los cánones. Se buscan alternativas para elevar la recaudación de los municipios. Dicen que “a falta de dinero, hay que tener ingenio”, seguramente el ministro de Economía se cuenta entre los que piensan de esa forma.
En una extensa entrevista mantenida con Prensa Libre, (de la que ya dimos cuenta una parte el lunes pasado), el ministro se refirió a las inversiones en la provincia como así también a medidas para mejorar los recursos provinciales.

El proyecto de las represas hidroeléctricas sobre el río Santa Cruz, es uno de los puntales para el desarrollo energético de la provincia. En qué medida la crisis actual puede afectar el avance del mismo fue consultado al titular de la cartera económica provincial. “Estos son proyectos cuyo financiamiento puede verse favorecido por la crisis, porque Argentina está siendo vista como un destino de capitales seguro, si bien hay crisis, capital hay de sobra, y Argentina es un país estable” estimó Juan Manuel Campillo al tiempo que destacó “Argentina no generó su crisis, por el contrario generó ahorro, crecimiento y proyectos, estos últimos son económicamente viables, lo único que necesitan son fondos. Argentina puede brindar financiamiento y garantías para un acceder a capitales internacionales. Y la provincia de Santa Cruz también tiene las posibilidades de hacer viables estos proyectos”.

A partir de ese pensamiento, Campillo aseguró que “vamos a buscar las garantías para el financiamiento donde las tengamos” y consideró que el proyecto Cóndor Cliff “es un proyecto que nos va a cambiar la historia, pero a la vez se transforma en la gran industria de Santa Cruz, ya que para todos aquellos que dicen que Santa Cruz no tiene industria, las represas son fábricas en sí mismas. Y nada menos que de energía, que es lo que necesita todo el país y los limítrofes, lo que nosotros estaremos haciendo es la fábrica de fábricas; es un proyecto que no podemos resignar por una crisis global. Hay que buscar los mecanismos para hacerlo”.

Los municipios

El ministro negó que la planta de personal haya crecido drásticamente, “lo que sí ha aumentado es el costo salarial, de más de un 300% en los últimos cinco años”. Además detalló que también han subido los accidentes laborales aunque indicó “siempre, casualmente las carpetas médicas disminuyen en diciembre” previo al período vacacional.

Respecto del peso de los Municipios en el presupuesto provincial, ante el auxilio que mensualmente se les debe realizar para el pago de sueldos. Campillo indicó que “nosotros ayudamos a soportar a los municipios el gasto en salarios, ya que Santa Cruz somos todos, y siempre el gobierno provincial ha sido paternalista en cuanto a sus municipios, los que están en un plano de inferioridad con respecto a la provincia, tal como lo hace el gobierno nacional con las provincias, lo que no quita que los municipio tengan que tener responsabilidad fiscal, ni que deban tratar de cambiar su administración, claro que deben hacerlo, y nosotros los vamos a ayudar”.

Para ello recordó el trabajo que desde Economía se realizó para la actualización de los catastros urbanos y el ofrecimiento del cobro de impuestos inmobiliarios a través de la boleta de Servicios Públicos sin costo. “Queda en ellos ahora”.

Sobre la prueba piloto que se haría con el Municipio de Piedra Buena sobre el sistema de cobro de impuestos, Campillo explicó que “se han tropezado con inconvenientes operativos, pero yo continuamente los estoy instando, ya que se hizo todo el trabajo previo, la inversión, se contrató el personal idóneo, se compraron las bases que tenían que comprar, entonces hay que tener en cuenta que el mejor remedio para los municipios tiene que dejar de ser, viajo a Gallegos a ver al gobernador”.

Coparticipación. El ministro aseguró que la discusión sobre coparticipación municipal no está cerrada. “Ya está implantada la discusión de la ley de coparticipación, pero falta que aparezcan los proyectos, diputados por el pueblo, intendentes, que se pongan a elaborar proyectos”.

Pero advirtió “eso si, no hay que confundirse, con una nueva ley de coparticipación sola y aislada no hacemos nada. El problema económico de los municipios no se resuelve con una ley, es mucho más profundo y vuelvo a decir lo mismo, no podemos repartir lo que no hay, por eso no podemos pensarla como una trampa financiera, a la coparticipación y que encima esté en una ley”.

Regalías

Se le consultó sobre el bajo porcentaje de regalías que pagan las empresas: “el incremento es una posibilidad que será analizada en su debido momento, pero hay que tener en cuenta que hay contratos de por medio. Por supuesto que nos podemos sentar a renegociar con las empresas de hidrocarburos, como lo hicieron en Neuquén. Teniendo en cuenta que las regalías son nuestro principal recurso”.

Desde esa óptica tampoco dejó de lado la minería que el año pasado, en un negocio millonario, dejó sólo 16 millones de pesos a la provincia, ¿no es poco? “Si que lo es, pero para cambiar eso habría que cambiar una ley nacional, algo que ya se está trabajando. También estamos elaborando tres proyectos que tienen que ver con la financiación de nuestros recursos minerales, eso es parte del menú que ya se encuentra analizando y seleccionando el señor gobernador”.

Sobre esas medidas, Campillo contó que “hay medidas que debimos haber tomado hace tiempo, como el control de regalías, que ya la tienen muchas otras provincias que por diversas circunstancias no se tomaron” y adelantó que en breve se licitará un sistema para el control de las regalías que deben abonar las operadoras, algo que hoy no existe y la liquidación se hace en base a lo que cada una de ellas declara. “Hay algunos controles pero no son suficientes” explicó el ministro.

Y consideró que uno de los defectos que suelen tener los estados es el control. “Modernizar rentas, hacer controles con la AFIP, controlar las regalías hidrocarburíferas, incrementar el canon minero, controlar los permisos de pesca; controlar los proyectos de inversión. Si cada funcionario se pone en policía de su gestión, realmente Santa Cruz va a ser un vergel, porque Santa Cruz tiene un potencial de recursos que hasta el viento tiene valor. Pero todo se remite a la gestión, no es lo mismo producir, que producir y controlar”, indicó.

Comentá la nota