Santa Cruz: campaña por el procurador que echó Kirchner

En medio de la polémica generada en torno a la conformación del Consejo de la Magistratura, un grupo de abogados y ex fiscales intentará reinstalar el debate sobre un tema emblemático para la Justicia de Santa Cruz: el pedido de reincorporación de Eduardo Sosa, el procurador de la provincia de Santa Cruz desplazado por Néstor Kirchner hace 14 años.
Los ex fiscales de Santa Cruz Andrés Vivanco y Marcos Oliva Day, el ex diputado Rafael Flores y el abogado constitucionalista Daniel Sabsay se reunirán pasado mañana para definir la estrategia con la que saldrán a buscar el respaldo de las asociaciones de abogados y magistrados en su reclamo de "Justicia para Sosa".

El 7 de setiembre de 1995, durante la gobernación de Kirchner, la Cámara de Diputados de Santa Cruz aprobó la ley que desdobló en dos el cargo de procurador. A Sosa no lo designaron en ninguno de los dos y lo dejaron cesante. Los amigos del ex procurador sostienen que fue un castigo por haber impulsado la investigación sobre los honorarios que recibió un estudio de abogados por su gestión en el cobro de las millonarias regalías petroleras mal liquidadas.

A partir de su desplazamiento, Sosa comenzó a reclamar la inconstitucionalidad de la ley que lo había dejado sin cargo. En 1997, el Tribunal Superior de Santa Cruz declaró la invalidez de la ley pero no se pronunció sobre el pedido de reposición. Sosa recurrió entonces a la Corte Suprema, que sacó tres fallos a su favor. En el último, del 2 de octubre de 2001, la Corte ordenó "restituir al actor en el cargo de Procurador General con las funciones que ejercía antes de la sanción de la ley 2.404 dentro del plazo de treinta días de notificada la presente".

Aún así, Sosa no logró ser reincorporado. El 31 de agosto de 2004, ya durante el gobierno de Kirchner, la Corte sostuvo que "no se advierte un supuesto de denegación de justicia".

En el medio, a cambio de negarle la reposición en el cargo, el Tribunal de Santa Cruz llegó a ofrecerle un resarcimiento económico de más de un millón de pesos por los sueldos que había dejado de cobrar. Sosa no aceptó e insistió con su reclamo de lograr su reincorporación.

Los amigos de Sosa creen que, después de la derrota del kirchnerismo, llegó el momento de volver a insistir con el tema.

Comentá la nota