Santa Cruz acumula el segundo déficit provincial más grande del país

Santa Cruz acumula el segundo déficit provincial más grande del país
El gobierno provincial admitió un rojo de $ 2.042 millones. La falta de apoyo del matrimonio Kirchner le impide conseguir dinero. No usan los fondos extraordinarios
Los 2.042 millones de pesos que necesita Santa Cruz para cubrir el rojo presupuestado para este año la ubican como la segunda provincia más deficitaria del país, detrás de Buenos Aires. Eso, a pesar de contar con regalías extraordinarias de hidrocarburos, de los excedentes del fondo constituido con regalías mal liquidadas depositadas en 2001 en el exterior por el entonces gobernador Néstor Kirchner y de tener uno de los ingresos por habitante más holgados del territorio.

La provincia de 225.000 habitantes admitió un déficit sólo superado por el del distrito gobernado por Daniel Scioli, que prevé oficialmente un rojo de $ 3.000 millones, que las estimaciones privadas elevan hasta $ 7.000 millones.

El presupuesto 2009 autorizó al gobernador santacruceño Daniel Peralta a contraer deuda por $ 2.500 millones. El gobierno blanqueó el déficit fiscal luego de las elecciones. "Hay una necesidad de financiamiento de 2.042 millones de pesos", dijo el ministro de Economía de la provincia, Juan Manuel Campillo, según declaraciones que el lunes su departamento de prensa subió al sitio oficial de Internet de la gobernación.

Por eso, Peralta y Campillo buscan armar un fideicomiso por $ 1.384 millones con las futuras regalías que la provincia recibirá por la extracción de hidrocarburos –las mismas que necesita para financiar sus gastos corrientes– como activo a fideicomitir. Además, quieren renegociar una deuda con el Banco Nación por $ 460 millones.

Pero se toparon con dos grandes problemas. El fideicomiso debe contar con la aprobación de la Legislatura, que hasta ahora no dio quórum para tratarlo. Está dominada por el oficialismo, que tiene 20 de los 24 legisladores. Sin embargo, el lunes, cuando debía tratarse el proyecto, sólo 6 diputados llegaron al recinto. Además, el Banco Santa Cruz, cuya mayoría es de Enrique Eskenazi, desmintió que vaya a participar del fideicomiso. "El Directorio del Banco de Santa Cruz SA, agente financiero de la provincia de Santa Cruz, informa que no tiene participación alguna en la conformación de un fideicomiso financiero con el Estado provincial", dijo la entidad en un comunicado. Raúl Copetti, integrante del directorio del banco por la provincia, responde a Kirchner, según consigna la Organización Periodística Independiente (OPI). Para Campillo, el banco no participará, sino que "coordinará" la participación de inversores y el Estado.

Por eso, son varias las voces que emparientan ambos hechos con la pelea entre el gobernador y el matrimonio presidencial, que adquirió nuevos bríos cuando la presidenta Cristina Fernández leyó la derrota en Santa Cruz como "problemas de gestión". Para la titular del ARI santacruceño, Mariana Zuvic, hay "una interna" entre los legisladores oficialistas. "El fideicomiso es un capricho de Peralta", repitió

El Cronista intentó reiteradas veces contactarse ayer con Campillo, sin éxito. Pero en sus declaraciones públicas, el ministro de Economía reveló que en 2008 el déficit fue de $ 133 millones, que atribuyó a "un bache de más de $ 900 millones" por un menor ingreso de regalías, "producto, entre otras cosas, del paro petrolero" que se realizó en Santa Cruz entre abril y mayo de ese año. Según el funcionario, las regalías representan el 30% de los ingresos.

Problemas de caja

La provincia opta por endeudarse a pesar de contar aún con un resto del fondo constituido con regalías petrolíferas mal liquidadas –los u$s 650 millones que Néstor Kirchner había depositado en el exterior durante su gestión al frente de la provincia–. Ese dinero, según se informó, volvió al país y quedó depositado en el Banco Nación el año pasado. pero la oposición santacruceña afirma que no cuenta con información transparente. Según Zuvic, "quedarían unos $ 1.400 millones".

Comentá la nota