La CGT Santa Fe busca evitar despidos

La CGT Santa Fe busca evitar despidos
Hoy se reunirán los ministros de Trabajo y de la Producción, cámaras empresarias, sindicatos y legisladores para analizar la crisis. Los gremios quieren una tregua de seis meses.
La situación laboral en el territorio santafesino es uno de los principales temas de trabajo en el gabinete de Hermes Binner. Por ese motivo, el Comité de Crisis Interministerial que se creó este año está abocado a desarrollar actividades para la protección de los empleos existentes, con el objetivo de sortear las dificultades o encontrar paliativos a los conflictos que atraviesan varios sectores de la economía, como consecuencia de la contracción del consumo interno y del cierre de algunos mercados extranjeros.

Dicho comité se reúne todos los martes en la Casa Gris, con la presencia del gobernador. En el último encuentro se revisó el cuadro de situación de la cadena láctea, principalmente lo que ocurre en los tambos y en las pequeñas y medianas empresas que procesan la leche. No obstante, el análisis que se hace desde el Estado provincial se extiende a otras actividades.

Hasta ahora poco se conoce sobre cuántos trabajadores quedaron en la calle en lo que va del año, ya que no hay cifras definitivas que el gobierno publique. Tampoco la CGT sabe cuál es el impacto real que tiene la crisis en Santa Fe, porque no manejan números sobre despidos. De todas maneras, son incesantes los pedidos de ayuda económica que realizan empresas santafesinas para evitar desprenderse de mano de obra.

La Nación ya envió unos 56 millones de pesos en subsidios de Recuperación Productiva. En ese sentido, el secretario general de la Confederación General del Trabajo delegación Santa Fe, Alberto Cejas, dijo que de lo único que tiene certeza es que la Nación ya envió a la provincia alrededor de 56 millones de pesos en concepto de subsidios de Recuperación Productiva (Repro). Dicho sistema consiste en otorgar 600 pesos mensuales a los trabajadores de las empresas que presentan los correspondientes comprobantes de su complicada situación, además de estar al día con sus impuestos y obligaciones previsionales.

Si bien el gremialista y diputado provincial entiende que las urgencias de los trabajadores en conflicto deben tener una respuesta idéntica, se mostró contrario a la entrega de subsidios a los empleados porque el gran objetivo es "mantener las fuentes de trabajo". Por ese motivo ya le planteó su posición al ministro de Trabajo y Seguridad Social de Santa Fe, Carlos Rodríguez, a quien le solicitó que "ponga todos sus esfuerzos para que haya una tregua hasta fin de año", es decir, que no se produzcan despidos.

Esperan respuesta

Este miércoles en la ciudad de Rosario esperarán una contestación al pedido, ya que se reunirá la comisión multisectorial prevista en la ley de emergencia laboral (aprobada el año pasado en la Legislatura a instancia de un proyecto de Alberto Cejas), de la cual participarán los ministros de Trabajo y Seguridad Social y de la Producción provincial, sindicatos, cámaras empresarias y legisladores, quienes analizarán la situación crisis para tratar de limitar los despidos por seis meses en Santa Fe.

"Queremos un pacto en donde los distintos sectores puedan evitar los despidos y no sólo que lo firmen las empresas y los trabajadores, sino que es necesario que intervenga el Estado provincial para que se cumpla", expresó Cejas y añadió: "Pedimos congelar los despidos hasta diciembre con un esfuerzo entre todos, con un plan en serio de obras públicas y que la Nación siga aportando los recursos que ya envía".

Aumentó la asistencia pública en Santa Fe

"Centralmente estamos trabajando para evitar pérdidas de puestos de trabajo, que es algo que lamentablemente la crisis permanentemente nos amenaza", manifestó el ministro de Desarrollo Social de Santa Fe, Pablo Farías, quien apuesta a trabajar en la prevención de los despidos laborales para que la situación social no se agrave aún más, ya que los indicadores así lo indican.

"Desde que la situación económica productiva de la provincia cambió, que para la evaluación nuestra fue a partir de abril del año pasado, hace exactamente un año, creemos que como consecuencia del conflicto entre el Gobierno Nacional y el sector agropecuario, venimos observando una demanda creciente en las distintas dependencias de Desarrollo Social; no sólo a nivel provincial, sino que lo mismo se produce en los municipios y las comunas", expresó el funcionario del Ejecutivo.

En ese sentido, Farías añadió al matutitno de Santa Fe: "Hay mayor demanda, de todo tipo de ayuda social, desde bienes como pueden ser indumentarias y útiles escolares, pasando también por alimentos. Y esto yo diría que se incrementó, anualizando la demanda que nosotros tenemos, entre un 18 y un 22 por ciento según las distintas localidades y regiones de la provincia. Esta provincia tiene situaciones muy dispares, porque hay lugares donde el impacto de la crisis no se siente tanto y en otros es muy fuerte; por eso es que hay algunas localidades que están atravesando momentos muy difíciles".

Asimismo, el ministro santafe-sino dijo que "los lugares más críticos de la provincia son el Gran Santa Fe y el Gran Rosario" y "algunas localidades que están ubicadas en los departamentos del norte y de la costa, sobre la ribera del río Paraná". Es en esas zonas del territorio donde se detectaron los mayores incrementos de las demandas sociales, porque, según el funcionario, hay personas que "por la baja de sus ingresos o porque perdieron sus fuentes laborales están hoy recurriendo a la asistencia pública".

En deterioro

La Confederación General del Trabajo Regional Santa Fe advirtió sobre el "acuciante proceso de deterioro" del Pami "debido a los múltiples problemas que se evidencian en la mayoría de sus áreas prestacionales".

Cejas, luego de recibir un pormenorizado informe que realizaron los titulares de la Unión de Trabajadores del Instituto (UTI), explicó: "Es necesario que toda la ciudadanía tome conocimiento de la grave situación que padecen los abuelos afiliados al Pami y que quienes tenemos la posibilidad de ocupar posiciones dirigenciales instemos a quienes tienen responsabilidad directa a que solucionen de inmediato los padecimientos del Pami, sus trabajadores y sus afiliados".

Según el informe de la UTI, las falencias más habituales son demora en el otorgamiento de los turnos para las consultas de especialistas, prácticas programadas, estudios de media y alta complejidad que no se cristalizan, cirugías de cataratas y consultas de carácter oftalmológico en general, provisión deficiente de elementos ortopédicos, audífonos y bastones, entre otros problemas relacionados al servicio de emergencias médicas.

Asimismo, indicaron que merece especial atención el hecho de que en el interior de la provincia el cobro de plus médico es moneda corriente y se encuentra peligrosamente institucionalizado. "Hay que tener en cuenta que los trabajadores son quienes están al frente de las demandas de los afiliados, sin embargo no son ellos los que tienen la capacidad de resolución", dijo Cejas.

Comentá la nota