Santa Fe avanza, pero Córdoba se estancó

La Provincia se mantuvo en el puesto 11 del ranking de competitividad, mientras Santa Fe, en un año, subió del 6° al 5° lugar.
Aunque el federalismo y la descentralización no son temas que, en general estén en la agenda política del país, el Instituto de Investigaciones Económicas (IIE) de la Bolsa de Comercio de Córdoba asegura que hay una relación directa entre estas dos variables y el desarrollo económico.

Estos temas dan lugar al título de la 15º edición del Balance de la Economía Argentina 2008 que realiza el instituto y que se presentó ayer por la tarde en el Hotel Sheraton con el auspicio de La Voz del Interior .

Por la mañana, en un desayuno auspiciado por La Voz del Interior , más de medio centenar de empresarios de primera línea escucharon la presentación del director del IIE, Raúl Hermida, y volcaron sus perspectivas sobre la economía en una encuesta sobre coyuntura que será reflejada en el suplemento económico del próximo domingo.

A lo largo de sus 22 capítulos, el balance analiza en detalle temas macro y microeconómicos del país y la Región Centro y realiza una propuesta para crear indicadores por provincia que reflejen la gobernabilidad, la competitividad y el entorno macroeconómico. "Estos indicadores no pueden pensarse independientemente. El crecimiento económico no es suficiente para el desarrollo. Los aspectos de competitividad y gobernabilidad se vuelven fundamentales", remarcó Hermida.

En este plano, adelantó que en abril de 2009, el instituto presentará el Índice de Competitividad Provincial, que analiza distintos factores para cada una de las jurisdicciones provinciales comparando 2007 y 2008.

Como adelanto, Hermida señaló que Córdoba se mantiene en el medio de la tabla (puesto 11) mientras que Santa Fe avanzó un puesto entre ambos años (del sexto al quinto puesto).

En materia de federalismo, un punto siempre pendiente en la agenda es la desigualdad regional del país. Los indicadores sociales (como salud, educación y pobreza), íntimamente relacionados con el crecimiento económico, muestran una fuerte disparidad regional. El norte del país es la región más atrasada y el sur la más avanzada en estos temas, que se agudizaron en los últimos años.

Competitividad. En el balance se analiza la crisis económico financiera global, sus causas y algunas posibles consecuencias, como un probable surgimiento de China como potencia mundial.

En este marco, Hermida resaltó que la crisis puede "generar oportunidades si nos preparamos para cuando lo peor de la recesión mundial comience a superarse".

En particular, se refirió al tema del dólar. Aunque reconoció que el tipo de cambio real está teniendo un fuerte atraso, advirtió: "La historia nos demuestra que un tipo de cambio alto no soluciona todos los problemas". En las últimas décadas, la relación entre el nivel del dólar y las exportaciones argentinas muchas veces fue inversa.

Esto puede apreciarse en los últimos años con Brasil, pese a la apreciación del real, la balanza comercial bilateral cada ves es más desfavorable para Argentina. "El aumento de la productividad es la fuente principal y genuina de competitividad en el largo plazo", subrayó.

Por último, señaló que el país debería cambiar la organización productiva, sobre todo la enfocada al exterior, ya que sus estructuras son demasiado concentradas, con exportaciones de bajo valor agregado, infraestructura precaria y mercado laboral de "fuertes rasgos primarios". Esto se refleja en la estructura de la balanza comercial por rubro, en la cual se destaca un fuerte déficit en las manufacturas de origen industrial.

Comentá la nota