Santa Fe: aplastante victoria del Frente

Por encima de los pronósticos más optimistas que lo daban como seguro ganador, el Frente Progresista obtuvo un aplastante triunfo en la ciudad de Santa Fe y se alzó con cuatro de las siete bancas a concejales que se pusieron en juego en los comicios desarrollados ayer.
  Aunque la nota saliente de la jornada electoral estuvo signada por la concluyente derrota del justicialismo.

   El PJ perdió dos de las tres bancas a renovar y sorpresivamente quedó relegado al tercer lugar a expensas de la muy buena elección de la agrupación 100% Santafesino liderada por el ex dirigente peronista Oscar Cachi Martínez, que se alzó con dos escaños.

   Apelando a la célebre muletilla radical, y sin disimular su alegría por la arrolladora victoria de su delfín, José Corral, pasadas las 21, el intendente Mario Barletta les pedía "Calma, calma", a los exultantes militantes de la UCR que atronaban el desbordado recinto del hotel Río Grande en la capital santafesina al grito de "Borombombom, Borombombom, Mario Barletta, gobernador".

   "Me parece que para la próxima elección vamos a necesitar una sala más grande porque el Frente Progresista crece en la ciudad y en la provincia", inició su discurso Barletta levantando de movida una ovación de sus seguidores, a quienes les avisó: "Vamos a festejar juntos con (el intendente rosarino Miguel) Lifschitz las victorias frentistas en Santa Fe y Rosario".

   Barletta resaltó también las victorias del Frente Progresista Cívico y Social en ciudades como Las Toscas, Nelson y Armstrong, al tiempo que vaticinó que "el departamento La Capital será nuestro en la próxima elección".

   La euforia del radicalismo frentista reunido en el tradicional hotel del macrocentro capitalino se desató minutos después de que, en un apesadumbrado bunker justicialista, el candidato a concejal del reutemismo Roberto Chiquito Campanella reconociera que "el veredicto del pueblo (santafesino) ha sido claro y tenderemos que pensar dentro del PJ en qué nos hemos equivocado".

   "Respetamos el triunfo del Frente Cívico y Social", admitió con hidalguía Campanella al enfrentar micrófonos y grabadores para referirse al "auspicioso (sic) pero adverso resultado electoral".

   Inusitadamente relegado al tercer lugar, al candidato que el senador Carlos Reutemann apoyó desde los afiches y los spots publicitarios sólo le quedó el módico consuelo de "reivindicar que todavía se puede hacer política con tiza y carbón".

   La catástrofe electoral del PJ santafesino tuvo su correlato, además del abrumador triunfo frentista, en la performance de la lista encabezada por el joven Sebastián Pignata, fogoneada desde la estructura política y gremial de su abuelo el veterano líder sindical Alberto Maguid en sociedad con la agrupación que a nivel local lidera el ex diputado provincial Cachi Martínez.

   Desde el radicalismo frentista anoche se aseguró a los cuatro vientos que "está cambiando el mapa político de la ciudad, y así lo indica nuestro triunfo en casi la totalidad de las seccionales, que es además la ratificación del rumbo de la gestión de Mario Barletta al frente de la municipalidad", aseveró el concejal electo José Corral.

   Con su victoria, el Frente Progresista Cívico y Social se aseguró los cuatro escaños que revalidaba en la contienda, en tanto que 100% Santafesino se alzó con dos bancas (además de Pignata, renovó su banca Marcelo Ferreira), y por el justicialismo sólo ingresará al Concejo Chiquito Campanella.

   Para Barletta, la holgada victoria obtenida es una señal de que "los santafesinos querían recuperar el orgullo y se hicieron cargo de la ratificación de una gestión, porque no hay ningún motivo para que hayan dejado la ciudad como la dejaron", disparó el intendente en alusión a sus antecesores justicialistas.

   En ese sentido, los militantes coreaban "no vuelven más, no vuelven más, los peronistas que inundaron la ciudad".

   Detrás de Corral se aseguraron una banca a partir de diciembre Jorge Henn, Vanesa Oddi y Fanny Jara. l

Comentá la nota