En Santa Anita, acusan a punteros de apropiarse de la sede de la salita

Desde su asunción, el gobierno municipal ha hecho hincapié en la relación con las instituciones intermedias del Partido como eje principal de su gestión.
Por lo menos desde el discurso, porque en la práctica muchas instituciones aseguran en estricto off the récord que dicho "apoyo" está condicionado a un acompañamiento político que se materializa en su presencia en actos oficiales (utilizados como tribuna electoral), y que no hay colaboración municipal sin la foto de rigor junto al intendente o la jefa de Gabinete.

Las sociedades de fomento cuyos integrantes se mantienen independientes al pensamiento político del gobierno, suelen ser las menos agraciadas con el favor oficial. Un caso testigo es el de la sociedad de Fomento del barrio Santa Anita, que ni siquiera logra un reconocimiento de parte del Municipio. En una nota enviada en junio al intendente Arrieta, la comisión incluso denunció maniobras de un grupo de punteros políticos que se arroga la representación del barrio. Dicho grupo respondería a la concejal oficialista Marta Zamora -aliada del intendente- y según dicen, mediante "insultos" y "amenazas" impiden que la comisión legalmente constituida pueda tomar posesión del predio donde el barrio proyecta construir la sala de primeros auxilios. Pese a la gravedad de la denuncia, Arrieta (ni ningún otro funcionario) siquiera se dignó a recibirlos.

Dos comisiones

Provisoriamente, la sociedad de fomento funciona en un quincho cerrado ubicado en la casa de su presidenta, Claudia Favale. Allí se instalará el merendero del barrio, para el cual recientemente la Agencia de Desarrollo aportó un horno en el que se podrá hornear pan (ver aparte).

En tanto, los terrenos donde se construye la salita y la sede de la institución, están en posesión de terceros, una comisión "pro salita" que dice tener la representación del barrio, pero que los miembros de la Sociedad de Fomento acusan de ser punteros políticos. "Estamos esperando que el intendente nos reciba para resolver el tema de la sede", dijo a La información Favale, "la sociedad de fomento se constituyó por medio de una asamblea, y ya fue iniciado el trámite para dotar a la misma de personería jurídica; queremos tomar posesión de ese lugar y poder seguir con la construcción de la salita, que está en un parate total", aseguró la mujer.

Según Claudia Daquarti -tesorera de la sociedad de fomento- el municipio le dio recientemente a la comisión "pro salita", un subsidio de 4.500 pesos; "una parte de eso se gastó, el resto nadie sabe", dice sembrando dudas sobre el destino de los fondos.

"Te afilian de prepo"

Daquarti no tiene dudas de que detrás de la comisión "pro salita" se encuentra Marta Zamora: "engaña a la gente usando unas punteras para decir que la sala la hizo ella, dando mercadería o anotando en supuestas cooperativas y con el DNI te afilian de prepo al FPV, te llevan a votar y si ellos no ganan pareciera que se acaba el mundo. El intendente nunca nos recibió, tal como es la política actual, sólo sirve quien es obsecuente, el resto es oposición", se queja. Daquarti asegura además que la mayoría de los miembros de la comisión que sí reconoce el municipio "ni siquiera viven en el Partido de Cañuelas".

Promesas

El barrio Santa Anita, dicen, es uno de lo más olvidados del partido. "Acá se hicieron varias promesas, una de ellas es el tema de la iluminación. Acá de noche no hay luz. Hay chicos que vienen tarde del colegio, y mucha gente que sale de madrugada a tomar el colectivo. Hace varios meses que esperamos, nos prometieron iluminación antes de las elecciones, pero no cumplieron", se queja Favale, para quien ese es solo uno de los muchos problemas de la localidad: "En general este barrio está completamente olvidado, las calles no tienen mantenimiento… no se acuerdan de nosotros. En otra época había más colaboración del municipio. Funcionaba el merendero con la ayuda del gobierno, y hasta había una combi para llevar los chicos al colegio. Incluso se cedieron lotes desde la municipalidad para hacer una escuela y un jardín, pero después cambiaron los políticos y parece que el tema no les interesó más", asegura, aunque aclara que con el delegado municipal tienen una excelente relación.

Merendero

Claudia Favale destaca el apoyo de la Agencia de Desarrollo en el proyecto de la creación del merendero. La entidad aportó un horno para pan, que servirá no sólo para cocinar alimentos para los chicos, sino también para que algunos de ellos puedan aprender un oficio. "Muchos chicos del barrio, el único alimento que reciben es la que les dan en la escuela. Queremos que el merendero funcione todas las tardes, y poder sumar actividades para los chicos, como lecturas", dice.

Comentá la nota