La sanjuanina que pasó a primera fila por la mafia de medicamentos

Oriunda de Marquesado, la virtual encargada del Policlínico Bancario de Buenos Aires está vinculada en una investigación sobre medicinas "truchas".
Si en algo coinciden quienes la conocen en la provincia, es que la sanjuanina Paula Margarita Aballay es tan atractiva como ambiciosa y trabajadora. Nadie desconoce tampoco el mal carácter que tiene esta enfermera de profesión.

Puntual y enemiga de que le saquen fotos, Aballay vive actualmente en la ciudad de Buenos Aires y es señalada como la verdadera encargada del control de clínicas y de prestadores que trabajaban para la Obra Social Bancaria Argentina (OSBA), sospechada por suministrar medicamentos adulterados para cáncer, SIDA y hemofilia.

Oriunda de Marquesado, Paula Margarita Aballay (53 años) también es la virtual responsable del porteño Policlínico Bancario (POBA), la sede sanitaria más importante del gremio bancario, a cargo de Juan José Zanola, su actual concubino.

Aballay, que se encarga del control de los medicamentos del POBA, fue supervisora de enfermería en el Hospital Marcial Quiroga de San Juan. Pero su suerte cambió cuando conoció en Buenos Aires a Zanola, con estrechos vínculos con el empresario Néstor Lorenzo, dueño de la droguería San Javier y principal sospechoso en la "mafia" de los medicamentos.

Hermana mayor de una familia de tres hijos, Paula estudió enfermería en San Juan. "En 1975 entró en el Marcial Quiroga y desde 1980 hasta 1986 fue supervisora de enfermería en ese hospital", contó el ex secretario general del gremio sanitario ATSA, Rafael Navas, sin omitir que Aballay "tenía un caracter bastante bastante difícil de manejar".

Navas, que por ese entonces trabajaba en el Marcial Quiroga, recordó que Aballay "estaba en pareja con un muchacho del hospital. Después se separó, hizo pareja con un visitador médico, desapareció y se fue a la ciudad de Buenos Aires".

En Capital Federal, mientras se desempeñaba "como enfermera habría atendido a la madre de Zanola y luego al propio sindicalista, con quien comenzó a convivir poco después", relató el diario Perfil.

Aunque actualmente figura como directora de Asistencia al Beneficiario de la OSBA, en el Policlínico Bancario es conocida como "la que maneja todo".

A Aballay "le quedó chico el Marcial Quiroga", describió el sanjuanino Navas. "Era una mujer que ambicionaba mucho y su búsqueda apuntaba a alguien de mayor posición económica", agregó Navas.

Vecinos de Marquesado y compañeros laborales la describen como una mujer linda, alta, de pelo negro y color de piel claro, a quien nunca le faltaron pretendientes. Tiene dos hermanos: Alberto y Pedro, el mayor de los varones, que tiene más de 40 años y que supo estar a cargo en San Juan de la Asociación Bancaria, hasta que debió dejar la provincia por asuntos privados, cuenta Navas, coincidiendo con algunos vecinos de Marquesado.

Si bien su papá falleció, Paula Aballay se llevó a Buenos Aires a toda su familia directa, es decir, a sus dos hermanos y su madre. Recuerdan haberla visto por ultima vez hace tres años.

En aquella ocasión, "llegó a la provincia en el auto de su hermano Pedro", cuentan los vecinos de la calle Aubone en Marquesado, donde Aballay tiene su casa que actualmente es habitada por inquilinos.

Mientras que Navas comenta que Aballay suele pasearse por la provincia en vehículos 4x4, los vecinos de Marquesado recuerdan las épocas en que Paula se movía en colectivo. "Era una mujer muy trabajadora y reservada. Aunque siempre estaba ocupada y estaba poco en su casa, no tenía mal trato con los vecinos".

Quienes la conocen en la provincia dicen que tiene una hija de 19 años con Zanola, quien según la prensa digital porteña tiene a su verdadera esposa "internada en un loquero".

Esas mismas fuentes describen que cuando Aballay era enfermera en el Hospital de Oncología Marie Curie le daba "aspirinas y agua a pacientes con cáncer. Total -decía Paula- van a morir de una u otra forma".

Pese a estar al tanto del escándalo nacional, los ex vecinos de Paula, no mencionan actitudes deshonestas de Aballay, la mujer que "se guarda en su cartera" lo que se recauda en el estacionamiento del Policlínico Bancario, según relataron fuentes del POBA al sitio web La Política Online.

Comentá la nota