Sanidad: La Iglesia pide un esfuerzo mayor del Estado

El vicario general de la Arquidiócesis, Melitón Chávez, recordó que el Estado debe garantizar la atención de la salud de la población y, sostuvo que el Gobierno "es el que mayor esfuerzo".
La misión mediadora encarada por el arzobispo de Tucumán, Luis Villalba, en la intención de destrabar el grave conflicto salarial que enfrenta al Gobierno y a los médicos y empleados autoconvocados de la sanidad, todavía no surgió el efecto deseado.

Mientras el Poder Ejecutivo sigue firme en el discurso de que "no hay plata" y los profesionales continúan de paro en reclamo de sueldos dignos y estabilidad laboral, lo único concreto es que desde hace casi tres meses está paralizada la atención en los consultorios y no se realizan cirugías programadas en los hospitales públicos.

En otras palabras, los tucumanos hoy no tienen garantizado un pleno acceso a la salud de forma gratuita, como consagra la Constitución.

En la Iglesia, consideran que ese derecho de los habitantes debe ser resguardado por el Gobierno, al margen de las diferencias que existan con los autoconvocados de la salud.

El vicario general de la Arquidiócesis de Tucumán, Melitón Chávez, quien acompaña a Villalba en la difícil tarea de encausar el diálogo entre las partes para encontrar una salida, consideró que "lo más preocupante y doloroso es que en medio de este conflicto está la gente que concurre a los hospitales".

En este sentido, el religioso advirtió a EL SIGLO que "el Estado es el principal responsable de garantizar esa atención a la población y, por eso, es el que mayor esfuerzo debería realizar para superar esta situación".

Mediación dificultosa

Monseñor Chávez admitió que la mediación de la Iglesia "se está tornando dificultosa, porque hasta el momento no surgen novedades y desde el Gobierno, de acuerdo a lo manifestado por el ministro de Economía (Jorge Jiménez) en la última reunión con los autoconvocados, siguen en la postura de que no hay plata, sin dar esperanzas. Sabemos que los médicos elevaron una contraoferta y habrá que esperar a ver qué es lo que el Ejecutivo responde", agregó.

Consultado sobre cuándo podría concretarse una nueva convocatoria del Arzobispado a las partes, el prelado dijo que "seguramente se concretará la próxima semana, porque por el momento no hubo un pedido ni del Gobierno ni de los médicos y ya no darían los tiempos para hacerla antes del fin de semana".

Chávez destacó que "el Arzobispo quiere acercar las posiciones y convocar a otra reunión, porque creemos que es posible avanzar y encontrar puntos en común que permitan superar la situación".

No obstante, aclaró que "para que el diálogo sea fructífero es necesario que haya una actitud positiva y conciliadora, para encontrar una respuesta que, dentro de las posibilidades de la provincia, permita que el otro sector también ceda". Sobre el mismo tema, sostuvo que "el esfuerzo mediador no tiene como misión llamar a nuevas reuniones para que se diga lo mismo, sino que se reconstruya la confianza entre las partes. Ese es el problema desde un principio, la falta de confianza", sentenció el Vicario General de la Arquidiócesis.

Oferta y contra-oferta

En la última reunión realizada en el Arzobispado, el jueves de la semana pasada, los ministros de Economía, Jorge Jiménez de Gobierno, Edmundo Jiménez, y de Salud, Pablo Yedlin, ratificaron un ofrecimiento de 20 pesos de aumento (un 8 por ciento) en la base de cálculo salarial, que está anclada en 250 pesos. El martes, los profesionales elevaron al Gobierno una contra-oferta, por escrito, solicitando que el aumento sea de 100 pesos, para seguir negociando una mejora escalonada y progresiva hasta elevar a 500 pesos la base de cálculo.

Además, insistieron con el pedido para que se contemple el pase a planta permanente del personal contratado, el pago del 82 por ciento móvil para los jubilados de la sanidad, con 25 años de servicio y sin límite de edad, y la bonificación por Insalubridad, entre otros puntos.

Ahora, el Gobierno tiene en sus manos la respuesta, que determinará el fin o la continuidad del conflicto.

Los autoconvocados definirán hoy si endurecen el plan de lucha

Este mediodía, a partir de las 13.00, los delegados de los hospitales y CAPS de toda la provincia realizarán una asamblea, que tendrá lugar en el Hospicio Del Carmen (avenida Francisco de Aguirre y Muñecas), donde definirán las medidas a adoptar en la continuidad del plan de lucha que llevan adelante en reclamo de salarios dignos y estabilidad laboral.

El representante del hospital Padilla y vocero de los autoconvocados, Jorge Ramacciotti, adelantó a este diario que en el plenario "se ratificará la continuidad del paro por tiempo indefinido, con asistencia a los hospitales y firma de planillas, aunque también se estudiará la posibilidad de endurecer las medidas".

Al respecto, precisó que "hay propuestas que van desde solicitar la renuncia de los directores de todos los hospitales, hasta incrementar los cortes de rutas y calles, con una mayor presencia en los medios y en contacto con la comunidad, que van a ser definidas en la asamblea".

El profesional opinó que, a su entender, "el plan de lucha se va a intensificar, porque el Gobierno no demuestra ninguna voluntad negociadora para superar el conflicto".

Ranacciotti, quien fue el encargado de entregar la contra-oferta del sector en el Ministerio de Salud, recordó que el petitorio "plantea la posibilidad de aceptar una mejora escalonada, comenzando con 100 de aumento en base de cálculo, como requisito para superar el conflicto, para seguir discutiendo un aumento de otros 150 pesos, de forma progresiva". Agregó que "también se solicita la titularización, mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia, de los empleados transitorios y el pase a planta transitoria de todos los contratados, monotributistas y trabajadores de los planes Nacer y Jefas de Hogar. Esta es una verdadera necesidad y urgencia y no otras que el gobierno siempre encuentra, como cuando decide darle subsidios al fútbol", ironizó el médico.

Por su parte, Estela Di Cola, del hospital de Niños, dijo que en el plenario de este mediodía propondrá solicitar al Arzobispado "que convoque cuanto antes a una nueva reunión con el Gobierno para evitar que el conflicto siga dilatándose. El Ejecutivo tuvo tiempo más que suficiente para estudiar el petitorio y dar una respuesta", aseguró.

La pediatra dijo que en el plenario de hoy "se estudiará la posibilidad de modificar el horario de realización de las marchas de los miércoles, para ver si pueden realizarse de noche, debido a las altas temperaturas que se vienen presentando".

Comentá la nota