La sangre corre por las venas digitales

Las más inciertas y reñidas elecciones chilenas de los últimos 40 años derivaron las últimas semanas en una cruenta serie de batallas en la red de redes. Los partidarios de los dos candidatos que se enfrentan el domingo en el ballattoge parecieron imitar el estilo que hizo famoso al hoy presidente de Estados Unidos, Barack Obama, con un uso casi exagerado de las redes sociales online.
Desde los primeros meses de campaña del 2009 hasta ahora, los candidatos y sus defensores expresan opiniones, anuncian eventos y generan polémica en la web, preferentemente con los mensajes de 160 palabras de Twitter.

La pelea virtual entre los comandos de los candidatos a la presidencia, Sebastián Piñera y Eduardo Frei, promete extenderse más allá de la segunda vuelta de este domingo, dada la pasión de los twitteros, blogueros y cibernautas.

"Expliquen por qué siendo presidente, Frei hacía juntas de accionistas en calle Baztán. ¿No había separado política y negocios?", escribió Rodrigo Hinzpeter, jefe de campaña de Piñera. "Parece que a Hinzpeter las cifras no le están cuadrando. El paladín de la campaña limpia se sacó la careta y dispara a destajo", fue la respuesta de Claudio Orrego, alcalde democristiano y vocero del candidato oficialista. Un medio transparente sirve para que seguidores de uno y de otro se acusen de falta de transparencia.

Apoyado por unos y despreciado por otros, es un hecho que internet y sus opciones se colaron cambiando la manera de llegar a los potenciales votantes en Chile, país donde la gran mayoría de la gente accede a internet en su casa o en el trabajo. La cantidad de seguidores en el ciberespacio puede ser un indicador de los resultados de las elecciones.

Comentá la nota