Sandro Guzmán inauguró el ciclo lectivo. Al mal tiempo buena cara en Maquinista Savio

La comunidad educativa de la Escuela Nº 25 agradeció la ayuda y la visita.
En un día de clima verdaderamente horrible, que en un barrio como el Amancay, que estuvo años en el olvido, se nota mucho más, el intendente de Escobar concurrió a esta escuela emblemática del distrito.

La 25 es una de esas escuelas que desde hace años tiene la espalda dura para capear tormentas como la de hoy, tormentas climáticas o sociales. Su cooperadora es muy activa, su plantel docente tiene mucha vocación, y su directora, Marisa Abraham, tiene fama de ser “de las de antes”, de las que sentían la responsabilidad de dirección como un sacerdocio. Quien conozca Maquinista Savio sabe que no es exageración, que allí las cosas requieren de esa mística.

La Juventud Peronista pintó toda la escuela, por lo que recibió a las autoridades realmente brillante, y quizás las palabras de la inspectora Isabel Poratti dirigidas a la concurrencia, cuando pidió un esfuerzo para no perder los valores que hace que muchos chicos, en lugar de estar en las aulas, estén en la esquina, y llamó a incluir pero con aprendizaje, con formación, fueron el contexto adecuado para expresar el contenido emocionante del acto, que tuvo su pico cuando la directora recibió de manos del jefe comunal una ayuda de $ 5.000 y no pudo ocultar las lágrimas.

Una docente señaló en privado “La escuela está bien, lo que está mal es el barrio, cuando llueve como hoy los pibes no pueden venir por el barro, pero también porque hay mamás que no se levantan para traerlos”.

Mientras tanto en la entrada de la escuela un mosaico recuerda para siempre al maestro neuquino Carlos Fuentealba, asesinado por el neoliberalismo.

Comentá la nota