Sandra Mendoza quedó con un pie afuera

Sandra Mendoza quedó con un pie afuera
La ministra de Salud de Chaco está a un paso de afrontar un pedido de juicio político. Su esposo, el gobernador Capitanich, ya tiene al sucesor.
Mientras aguarda los resultados de los análisis para saber si tiene dengue, Sandra Mendoza, la cuestionada ministra de Salud de Chaco, transita horas de incertidumbre en cuanto a su futuro como funcionaria. La confirmación del pedido de juicio político en su contra llegaría en el transcurso de esta semana y su esposo Jorge Capitanich, gobernador de la provincia, ya tiene en mente el nombre de quién la reemplazará.

La epidemia provocó más de 10 mil casos positivos en Chaco desde el rebrote de la enfermedad. Esta situación dejó a Mendoza en el ojo de la tormenta y la ministra debió dar explicaciones durante trece horas en la Legislatura local. "El responsable del dengue es el mosquito", fue su primer argumento en la extensa interpelación.

La diputada chaqueña Marisa Lizarraga, presidente de la Comisión de Salud, solicitó a Capitanich que exija la renuncia a su esposa y comentó que en el bloque definirán próximamente si pedirán juicio político para Mendoza.

Además, Lizarraga denunció que se produjeron en la provincia otras siete muertes a raíz del dengue y que no fueron reconocidas oficialmente por el Ministerio de Salud.

Capitanich, arrinconado, estaría analizando una renovación casi total de su gabinete para dar un golpe de timón. Según versiones, sólo el Ministerio de Gobierno mantendría a su actual titular y Mendoza sería reemplazada por el intendente de la localidad de Puerto Tirol, Hugo Sager, quien tiene el visto bueno de los referentes médicos de la provincia.

Comentá la nota