Sandra Mendoza advierte que si no la dejan entrar a la Casa de Gobierno, "nadie podrá hacerlo"

Rodeada de varios seguidores y ante una maraña de cámaras y periodistas, Sandra Mendoza realizó ayer varios intentos para ingresar a la Casa de Gobierno, lo cual desde el miércoles tiene prohibido tras protagonizar incidentes durante el desalojo de la Plaza 25 de Mayo.
La todavía esposa del gobernador probó en cada una de las puertas y portones sin suerte, tanto a la mañana como a la tarde, y finalmente advirtió que hoy no podrá ingresar ni salir nadie de la sede del Ejecutivo hasta que no pueda hacerlo ella, para lo cual convocó a militantes y manifestantes a realizar sentadas bloqueando todos los accesos desde las 11. También anunció el inicio de una huelga de hambre y responsabilizó a Capitanich de lo que pueda sucederle "a la madre de sus hijas".

Puertas cerradas

La ex ministra de Salud, Sandra Mendoza, sigue abonando el escándalo de trascendencia nacional que se inició el miércoles con su participación en la resistencia del desalojo de la Plaza 25 de Mayo y que ayer tuvo dos nuevos capítulos con la oficialización del pedido de divorcio que remitió su esposo, el gobernador Jorge Capitanich, y el inicio de una huelga de hambre de su parte hasta que la dejen entrar a la Casa de Gobierno.

La mujer que fue desplazada de todo cargo dentro del Ejecutivo intentó ayer sin suerte ingresar a la Casa de Gobierno en varias oportunidades, pero las puertas se mantuvieron cerradas para ella. Mendoza se presentó acompañada de algunos militantes, de su abogado, Simón Strugo, y de una escribana que se encargó de labrar las respectivas actas en que se dejó constancia de que le fue impedido el ingreso en todos los accesos.

"Voy a labrar un acta, porque como diputada nacional no me pueden impedir entrar a la Casa de Gobierno", señaló. "Soy una ciudadana más a la que nadie puede prohibir hacer las cosas legales como corresponde, está interviniendo mi abogado", agregó.

Huelga de hambre y amenazas

Aprovechando la enorme repercusión mediática originada, la diputada nacional electa no tuvo empacho en asegurar que su esposo, Jorge Capitanich, "le debe su carrera política a la familia Mendoza porque la familia Capitanich es radical". Asimismo anunció el inicio de una huelga de hambre que se extenderá hasta que se le vuelva a permitir el ingreso a Casa de Gobierno. "Si me muero, la que se muere es la madre de las dos hijas del gobernador", advirtió. "Sandra Mendoza no es Capitanich, yo tengo un apellido que honro, mi padre Guillermo Mendoza fue presidente de la Corte Suprema del Chaco durante todos los períodos democráticos, mi hermano Claudio Mendoza fue el creador de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados de la Nación", agregó.

Sitiará la Casa de Gobierno

Luego de realizar al menos dos intentos fallidos de ingreso por cada uno de los accesos a la sede del Ejecutivo provincial, Sandra Mendoza convocó a bloquear todas las entradas desde las 11 de hoy para impedir el ingreso y egreso de cualquier persona hasta que le permitan entrar.

"Vamos a realizar una sentada en cada uno de los accesos desde las 11, y no nos vamos a mover hasta que la dejen entrar", señaló uno de los activistas que la acompañaron.

Clima tenso

En los alrededores de Casa de Gobierno se respira un aire de tensión. Algunos grupos de los manifestantes desalojados el miércoles se instalaron en las inmediaciones de manera de mantener la protesta.

Hasta anoche se mantenían en la Plaza 25 de Mayo un importante número de militantes del MIJD, los cuales sumaron su adhesión a la protesta que convocó para hoy Mendoza.

Asimismo es imponente la cantidad de efectivos policiales que se movilizan por la zona, tanto dentro del edificio como en los alrededores.

Comentá la nota