"Sand me da consejos".

LANUS: Menéndez, feliz por su debut como titular, cuenta su relación con el goleador: "Es mi ídolo", jura el pibe que se probó hace dos años en el club y ya se ganó un lugar.
En su primer partido como titular, Cristian Menéndez le demostró a más de uno por qué Luis Zubeldía confió tanto en él desde que asumió como entrenador del Grana. Con pocos minutos en cancha (había ingresado en 5 partidos y sumaba sólo 81'), tenía la difícil tarea de reemplazar al goleador de moda, José Sand. Y nada menos que ante ¡Boca! Sin embargo, lejos de preocuparse, él se mostraba tranquilo antes del partido. "Cuando Luis me dijo que iba a jugar me lo tomé como una gran sorpresa. Pero desde ese momento le agradecí por la oportunidad que me estaba dando. Y le prometí que la iba a aprovechar al máximo. Esa confianza que él me brindó fue fundamental para que yo salga a jugar mucho más relajado", afirmó el delantero. Y no lo defraudó.

Con apenas 20 años, el rubio de 1,85, más conocido como el Polaco, jugó un partidazo ante el actual campeón. "Es algo increíble lo que viví. Por cómo estaba la cancha, por cómo peleamos cada pelota, y encima pudimos ganar... Fue un sueño hecho realidad", le cuenta a Olé un nuevo chico surgido de las Inferiores de Lanús.

-¿Cómo te definirías como jugador?

-Soy un nueve de área que trata de jugar mucho de espalda y aguantar la pelota. Y cuando se me da la oportunidad de girar, intento de ser lo más letal posible.

-¿Y cómo te viste?

-Bien... la verdad, muy bien. Por suerte pude perder los nervios, como cuando entraba, y me pude adaptar rápido a este nivel de Primera División que es muy exigente.

-¿Que se te pasó por la cabeza cuando entraste a la cancha?

-Me pasaron mil cosas por la cabeza, fue algo que no me voy a olvidar nunca más en la vida. Todo lo que luché para llegar hasta acá, mi familia que vino a verme... Uno piensa y se acuerda de todo. Es una sensación inexplicable.

-Y eso que te anularon un gol...

-Sí, ya estaba enloquecido corriendo para gritarlo y se me dio por mirar al línea. Y cuando lo vi que estaba con la bandera levantada, ¡no lo podía creer! En ese momento juraba que no estaba adelantado, pero...

-¿Te fuiste conforme a pesar de no haber podido marcar?

-Y sí, je. Lo más importante era ganar.

-Pero Sand no va a querer salir más después de verte jugar así...

-¡Nooo! Pepe es un animal que las mete todas, je. No tiene comparación. El es mi ídolo...

-Lo decís de compromiso seguro...

-No, para nada. Lo miro mucho porque es un goleador de raza, como Palermo. Son tipos que te dejan muchas cosas positivas.

-¿Y cómo se llevan?

-Muy bien, José es un fenómeno. Siempre me aconseja. Antes del partido me dijo que trate de hacer mi juego y sobre todo mantener la tranquilidad, que es lo más importante.

Calladito, sin hacer demasiado ruido, Menéndez se fue ganando su lugar. Y aunque le costó, terminó consiguiéndolo. "Llegué al club hace dos años, procedente del Kimberley de Mar del Plata. El papá del Lautaro Acosta me consiguió una prueba y, aunque la veía complicado terminé quedando. Desde ese momento luché para conseguir una chance como ésta", relata.

-¿Y ahora? ¿Cuáles son los objetivos te planteas de acá en adelante?

-Seguir de la misma manera. Sé que trabajo para conseguir estas cosas pero tengo que seguir mechándome en Primera. El camino es muy largo y recién estoy empezando.

Comentá la nota