SanCor le compró a Nestlé las marcas Mendicrim y Shimy

SanCor le compró a Nestlé las marcas Mendicrim y Shimy
La cooperativa láctea adquirió todos los activos de la sociedad que mantuvo por cinco años con DPA, el ‘joint venture’ entre Nestlé y la neocelandesa Fonterra
La cooperativa láctea SanCor cerrará un período de cinco años de asociación con DPA, el joint-venture entre la suiza Nestlé y la neocelandesa Fonterra, comprándole a las gigantes internacionales los activos implicados en esa Unión Transitoria de Empresas (UTE) conformada en 2004. Entre los bienes que quedarán en manos de la láctea con sede en Sunchales (Santa Fe) se encuentran las marcas de queso blanco Mendicrim y los postrecitos Shimy, que eran propiedad de Nestlé.

SanCor informó ayer la transacción y, pese a que no dio cifras, el vocero de la firma, Sergio Montiel, explicó a El Cronista que se trata de una operación "100% financiada". Según dijo, SanCor pagará con ingresos propios el monto de la compra de la totalidad de los activos de la UTE, esto es, no generará deuda para hacerlo. Los activos incluyen la planta de DPA en Arenaza, partido de Lincoln (Buenos Aires), además del 50% de la planta que DPA y Sancor compartían en partes iguales en Monte Cristo, Córdoba. Con esto "se incorpora a más de 200 empleados de Arenaza y se reintegran otros 200 de la planta de Córdoba", explicó Montiel. Ambas plantas están siendo, desde ayer, operadas por SanCor.

Tras el fuerte repliegue de sus actividades en el país, DPA se quedará produciendo leche en polvo en la Argentina, en sus plantas de Villa Nueva (Córdoba) y Firmat (Santa Fe). Por su parte, SanCor se quedará con el negocio de postrecitos, flanes y quesos (productos frescos) y la logística de compra, venta y distribución que mantuvo durante todo el período que duró la asociación.

Según el comunicado de Sancor, la razón del divorcio entre las partes se debe a la "profundización de las estrategias de cada una de las empresas que conforman la unión transitoria". Sin embargo, en el mercado afirman que las firmas buscan recortar las pérdidas que generaba la asociación.

Nestlé es la mayor alimenticia mundial y tiene una fuerte presencia en el país en varios segmentos, como comidas para bebés y niños y aguas. Por su parte, Fonterra es la mayor productora y exportadora de productos lácteos a nivel mundial.

Cuando las empresas se aliaron en 2004, buscaban enfrentar a la francesa Danone, que domina el mercado de yogures, postres y quesos untables, con más del 65% del mercado. "Había que invertir y los números no eran buenos", recuerda Montiel. Entonces, Sancor participaba del 9% de ese mercado contra el 15% de participación que concentra hoy. Según Montiel, el objetivo es seguir creciendo.

El último ejercicio anual de SanCor mostró números algo mejores que los que cerró a mediados de 2008. Pese a mantener un rojo de $ 111 millones, la cooperativa incrementó 24% su facturación –perjudicada por el factor cambiario– y redujo su deuda en u$s 37 millones en el período. La deuda ascendía a mediados de 2009 a un valor aproximado a los u$s 155 millones.

Comentá la nota