El HCD sancionó la ordenanza macro de 'Impacto Ambiental'

La nueva reglamentación cubre los vacíos legales de la comuna, que le imposibilitaban impedir la instalación de antenas de telefonía móvil y fija dentro del ejido sin antes pasar por una audiencia pública y un estudio de impacto ambiental.

La movilización popular parta intentar parar la obra de tres antenas Claro, no solo logró su cometido, sino que a su vez, puso a trabajar al Concejo Deliberante en una ordenanza que impida la instalación de estos emprendimientos sin una consulta previa entre los vecinos, dentro de las zonas pobladas de la ciudad.

De esta manera, los concejales aprobaron ayer a la mañana, el despacho de salud y medio ambiente con número de expediente 3234/08, que desde el lunes comenzará a regir como la ordenanza de “Impacto Ambiental”, donde se toma en cuenta “la relación del hombre con el medio ambiente” y un “estudio ambiental previo” en la cual las empresas de telecomunicaciones deberá hacer todos los trámites administrativos y científicos para la aprobación de nuevas antenas o torres de telecomunicaciones.

No obstante, esta ordenanza macro permitirá legislar en el futuro sobre una zonificación para que las antenas de telefonía se ubiquen en un solo lugar.

En tanto, para darle respuesta inmediata a los vecinos del barrio San Isidro de Av. de Las Tropas y del Hipódromo este, se suspendió por 90 días todo tipo de habilitaciones de antenas y torres pertenecientes a empresas de telefonía móvil y fijas dentro del ejido de la ciudad.

De esta normativa se desprendieron otros proyectos de ordenanzas aprobados ayer, como la suspensión por 90 días de habilitaciones y obras en marcha de torres y antenas de telecomunicaciones. Ya no se podrán instalar más antenas dentro del ejido y se da un año de plazo para relocalizar la que funcionan en la ciudad.

Los concejales votaron ayer por unanimidad, la ordenanza macro de Impacto Ambiental, que le dará un marco legal para la realización de nuevas normativas que atiendan cuestiones más puntuales en problemáticas ambientales.

Entre ellas, existe la exigencia de los vecinos autoconvocados de una zonificación para hacer un parque de antenas, que esté lejos de cualquier zona urbanizada de la ciudad.

Para esto se les pidió a los legisladores provinciales el senador Osvaldo Chesini y el diputado Juan A. Bettendorff, que realicen un proyecto para ser tratado en ambas Cámaras, que permita una extensión del ejido de Gualeguaychú, posibilitando absorber parte de Costa Uruguay Sur, donde se preveé en el futuro hacer el parque de antenas. Otra posibilidad para la relocalización de las torres de telecomunicaciones en la zona comprendida entre el bulevar Alférez Sobral y ruta 14, pero por el crecimiento turístico que está teniendo esa zona con el complejo termal y los emprendimientos de turismo rural, harían difícil su concreción.

De esta ordenanza macro, se desprendieron dos proyectos que fueron aprobados por unanimidad ayer. El primer es la suspensión por 90 días “para la instalación, emplazamiento y funcionamiento de estructuras de soportes y antenas destinadas a telefonía móvil y fijas, como su complementarias en el ejido de la ciudad de San José de Gualeguaychú”.

El otro desprendimiento habla de la ordenanza que viene a darle respuesta a los vecinos de la manzana 491 de calle Ayacucho, donde se encuentra la torre de Telefónica y los del sector de calle Luis N. Palma y Fray Mocho, donde está la antenas de Telecom.

En el artículo 1° de la ordenanza de las antenas, especifica que: “prohíbase la instalación de antenas de telefonía móvil (de celulares) y fijas y de todo tipo de estructuras de soporte de las mismas, en el sector urbanizado del ejido de Gualeguaychú”.

En su artículo 2º, establece omo espacio físico para la instalación de las estructuras de soportes y antenas de telefonía móvil y fijas la zona de chacras perteneciente al ejido de Gualeguaychú. “Las mismas deberán ubicarse a no menos de 500 metros de viviendas, plazas, parques, centros recreativos, balnearios, templos religiosos, establecimientos educacionales de cualquier nivel, centros de atención para la salud y reservas o áreas protegidas ecológicas”.

El artículo 3º deja en claro que: “Para la instalación de dichas estructuras de soportes y antenas, se deberá obtener el correspondiente permiso otorgado por el Organismo Municipal competente, previo cumplimiento de todos los recaudos y requisitos establecidos en la presente Ordenanza y en las normas reglamentarias que se dicten para su aplicación.

Y en el artículo 7º, hace mención a que en un plazo de un (1) año desde la promulgación de esta Ordenanza, para la relocalización de antenas y estructuras de soporte de telefonía móvil y fijas; las cuales deberán ser erradicadas de la planta urbana de la ciudad de Gualeguaychú; reubicándolas en las zonas y condiciones estipuladas en la presente.

“El Departamento Ejecutivo Municipal notificará a los propietarios de las instalaciones referidas, exigiendo el fiel cumplimiento del presente artículo; pudiendo otorgar prórroga por un plazo máximo de seis (6) meses, por única vez y cuando sea justificado”.

La ordenanza macro de “Impacto Ambiental”

En la cabal idea de poder encontrar consensos necesarios entre el sector público y privado que permitan articular políticas ambientales acordes al mantenimiento de una óptima calidad de vida; efectivizando los principios rectores de la Constitución Nacional y Provincial, se establece desde ahora que para el logro de una efectiva calidad de vida de la población, evitar las dificultades que provocan el desarrollo, la falta de conocimientos anticipados de los efectos de las acciones humanas sobre el ambiente.

En la argumentación la ordenanza macro de “Impacto Ambiental” explica que las comunidades actuales han comprendido la necesidad de instrumentar acciones preventivas y correctivas de resguardo ambiental, que hagan posible un desarrollo sostenible a mediano y largo plazo.

Por esta cuestión es que establece en su artículo 1º “el procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental (E.I.A.) para el ejido de la Municipalidad de Gualeguaychú.

Y en su artículo 2º agrega. “Obliguesé a todas las personas, sean éstas públicas o privadas, responsables de obras y/o acciones que degraden o sean susceptibles de degradar el ambiente en el Ejido Municipal, a presentar, conforme a la presente Ordenanza, un Estudio e Informe de Impacto Ambiental en todas las etapas de desarrollo del proyecto y/o actividad, para su evaluación y posterior resolución por la autoridad ambiental.

La Municipalidad de Gualeguaychú determina el procedimiento técnico administrativo de Evaluación de Impacto Ambiental con el fin de coadyuvar con:

a- Establecer el derecho de las personas a gozar de un ambiente sano, preservarlo y defenderlo en provecho de las generaciones presentes y futuras brindando las herramientas necesarias para su ejercicio real sobre la base de su aplicación y debido cumplimiento por la sociedad y el estado.

b- Preservar el patrimonio natural, cultural, urbanístico, arquitectónico y ambiental de la ciudad.

c- Proteger la fauna y flora urbanas, con especial atención de sus espacios públicos y verdes, parques públicos, áreas naturales protegidas, cuencas de los arroyos interiores y borde costero sobre el Río Gualeguaychú y Uruguay.

d- Preservar, restaurar y mejorar la calidad del aire, suelo, agua y el ecosistema integral de la ciudad y su zona de transición rural y periférica.

e- Garantizar el acceso a la información socio ambiental, la participación ciudadana, el derecho a peticionar, observar e impugnar los EsIA.

Asimismo en su artículo 25° deja en claro que: “La autoridad ambiental deberá convocar a audiencia pública a las personas de existencia visible o ideal, públicas o privadas, sean responsables, afectadas o interesadas en debatir aspectos que hacen al impacto ambiental de acciones u obras y a las tareas de prevención, mitigación o restauración del ambiente; siendo las recomendaciones emanadas de tal audiencia pública de carácter no vinculante.

Comentá la nota