La ONU sancionará a Corea del Norte

Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad acordaron endurecer las medidas, que mañana se someterían a voto
NUEVA YORK.- En un paso más en la escalada del conflicto con Corea del Norte por su controvertido programa nuclear, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas llegaron ayer a un acuerdo para endurecer las sanciones comerciales, financieras y militares contra el régimen comunista de Pyongyang, que serán sometidas a votación mañana.

Tras dos semanas de negociaciones, Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Rusia y China acordaron con Japón y Corea del Sur, los dos vecinos más vulnerables a un eventual ataque norcoreano, condenar enérgicamente la prueba nuclear que realizó el gobierno de Kim Jong-Il el 25 de mayo pasado y los subsiguientes lanzamientos de misiles balísticos intercontinentales. Además, resolvieron adoptar una serie de medidas para detener su plan armamentista, que incluye la posibilidad de inspeccionar barcos norcoreanos con cargamentos sospechosos. Pyongyang ha resaltado que este tipo de acciones serán consideradas una "declaración de guerra" y ha expresado que tomará medidas defensivas.

"El comportamiento de Corea del Norte es inaceptable. Es importante que tenga consecuencias, y si el Consejo de Seguridad la aprueba, esta resolución les dolerá de manera significativa", destacó la embajadora estadounidense ante la ONU, Susan Rice.

El documento acordado por los diplomáticos exige a Corea del Norte abstenerse de realizar más pruebas nucleares y de lanzar misiles balísticos intercontinentales; le ordena permitir el ingreso de inspectores de armamento, y la llama a reanudar las conversaciones para desmantelar su programa nuclear y firmar el Tratado de No Proliferación Nuclear.

Asimismo, el texto detalla varios tipos de sanciones que refuerzan las ya tomadas por el Consejo en 2006, cuando Pyongyang efectuó sus primeras pruebas nucleares, que nunca tuvieron mayores efectos sobre la actitud norcoreana.

Sobre el tema de las inspecciones de cargamentos, el proyecto de resolución especifica que si hay razones suficientes para sospechar de su contenido, los países deberían cerciorarse de que no se trate de materiales relacionados con los programas armamentistas norcoreanos, y que en caso de que así sea, el material debería ser confiscado. El llamado a la colaboración de todos los países debería darse tanto en alta mar como en puertos y aeropuertos, pero no autoriza el uso de la fuerza para llevar a cabo las inspecciones.

En el aspecto militar, las sanciones incluirían una ampliación a la prohibición de exportar e importar armamento pesado; tampoco se permitirían solicitudes de asistencia técnica relacionadas con los programas armamentistas norcoreanos. En tanto, en términos financieros, el texto llama a todos los países a no realizar transacciones que estén vinculadas con esos programas, y aboga por el congelamiento de cualquier cuenta o bien del gobierno norcoreano en el exterior, salvo que estén relacionados con proyectos humanitarios o de desarrollo.

El aumento de la presión diplomática representa un avance luego de que China y Rusia se resistieron a imponer nuevas sanciones contra su vecino y socio comercial.

"Las sanciones y ese tipo de medidas no son de nuestra elección, pero había que enviar un mensaje político fuerte y tomar alguna acción, porque estamos frente a una situación muy real de riesgos de proliferación", indicó por su parte el embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin.

Los desafíos de Corea del Norte, que el enfermo Kim Jong-Il quiere convertir en potencia nuclear antes de que comience el proceso por su sucesión, se producen en momentos en que la tensa relación entre Pyongyang y Washington se ha visto aún más enturbiada por la condena de dos periodistas estadounidenses acusadas de ingresar ilegalmente en el país asiático. Las dos jóvenes fueron sentenciadas a 12 años de trabajos forzados.

De todas maneras, el representante del presidente Barack Obama en las negociaciones con Corea del Norte, Stephen Bosworth, volvió a subrayar ayer que su gobierno no tiene intenciones de hacer uso de la fuerza militar para resolver el conflicto. "No tenemos intención de invadir Corea del Norte o de cambiar su régimen por la fuerza, y eso se le ha expresado reiteradamente al gobierno norcoreano", destacó el diplomático.

Las sanciones

* Transporte marítimo. Inspección en aguas territoriales y puertos de todo cargamento marítimo con destino a Corea del Norte o procedente de ese país, por ser sospechoso de contener armas. Se autoriza incautar las armas prohibidas que se descubran.

* Embargo de armas. Se extiende a todos los tipos de armamento el embargo sobre la compra de armas a Corea del Norte (antes limitado a armas pesadas). Se extiende a todos los tipos de armas, excepto las ligeras, el embargo sobre la venta de armas al país.

* Sin crédito. Se llama a los organismos internacionales crediticios a rechazar cualquier pedido de préstamo o ayuda financiera a Corea del Norte, excepto para el caso de asistencia humanitaria.

Comentá la nota