Sánchez pidió apoyo, la oposición respeto

Sánchez pidió apoyo, la oposición respeto
"Busquemos, mis amigos concejales, la esperanza en medio de quienes se empecinan en pintar el presente y el futuro de gris". Desde la oposición le habían reclamado diálogo y respeto por las facultades del cuerpo
Con un denominador común como fue desafiarse a trabajar en conjunto poniendo la crisis como eje de ese contexto, se abrió anoche el período legislativo para 2009 en el Concejo Deliberante, donde tanto desde la oposición como por parte del intendente Carlos Sánchez hubo planteos acerca de la necesidad de sumar los esfuerzos necesarios para sobrellevar la situación. Los homenajes al ex presidente Raúl Alfonsín no faltaron, y tanto se le valoraron sus ejemplos que no quedaran en un mero discurso de compromiso.

El intendente les habló de "amigos" a los concejales luego de escuchar los reclamos que se le formularan acerca de un gobierno que mantenga un mayor diálogo con el Concejo.

Los peronistas coincidieron, ya que Francisco Couso pidió "dialogar más y discutir menos", mientras Hugo Dello Russo solicitó "legislar con prudencia y razonabilidad", pero Arnaldo Gugliemetti desde Acción Comunal fue muy directo con su reclamo al intendente.

"Hoy tenemos un problema de base y fundamental, que el momento de crisis que estamos atravesando lo hace todavía aun más urgente. Mientras no haya respeto por las facultades de este Concejo Deliberante que tiene en materia de legislación municipal y de control de su gestión, le está faltando esa condición básica para el correcto desempeño del gobierno municipal", planteó Guglielmetti, y directamente le pidió a Sánchez que "respete las facultades que la ley nos otorga y no continúe realizando actos de gobierno que corresponden a este cuerpo. Ninguno es dueño de la verdad absoluta y de la apertura al diálogo, reconociendo al otro, seguramente saldrán mejores decisiones que en última instancia redundarán en beneficio de los tresarroyenses".

Amigos son los concejales

El intendente habló de un crecimiento del distrito que no había tenido antes, de cómo hacer frente a la crisis, valoró la figura de Alfonsín y puso de manifiesto el importante monto que debe administrar el municipio en materia de obras cedidas por la Nación.

Y le dijo a los concejales que su trabajo "estará enmarcado, este año, en particulares condiciones de la economía mundial, nacional, y principalmente local. Ningún ámbito del quehacer nacional escapará de la sombra de la crisis, del fantasma de un mundo que pareciera paralizarse sin solución a la vista. Sumado, en el plano nacional, a un año electoral, con renovación de representantes legislativos en todos los niveles, y una atmósfera viciada de crispaciones, revanchismos, tozudeces, amenazas y enfrentamientos, que impiden pensar en cómo crecer día a día, o cómo hacer para que nuestro trabajo sea más productivo, y hacen que vivamos, desde hace más de un año, ideando formas de perjudicar al otro, de hacer sentir el poder de cada sector, cambiando permanentemente las reglas de juego, e ingresando en una espiral de sinrazones que solo contribuyen a crear malas condiciones para cada uno de los habitantes comunes de nuestros país o de nuestro partido, que solo pretenden poder trabajar, poder producir, poder estudiar, o poder desarrollar sus actividades en un marco de paz y tolerancia, y decidir, mediante las urnas, las políticas y los rumbos que pretende para su ciudad, su provincia o su país".

Por ello se esperanzó en que "ojalá sea este salón, un símbolo del entendimiento político, un escenario donde se respete la autoridad y se escuche al otro, donde se pueda comprender las necesidades de cada uno, y atenderlas, aún cuando para lograrlo se requieran esfuerzos y renunciamientos personales. Solo si pensamos en función del conjunto, olvidando nuestras apetencias e intereses particulares, podremos convertir este Concejo Deliberante en la útil herramienta que está llamado a ser desde la construcción del sistema representativo de gobierno", y como su discurso estaba escrito de antemano, se puede decir que adivinó lo que le venía de la oposición en materia de reclamo.

"En estos tiempos difíciles para todos, precisamente en aquellos países desarrollados donde la crisis más golpea, lo primero que se fortalece es la gobernabilidad, dándole al Poder Ejecutivo más y mejores herramientas para poder enfrentar las dificultades diarias sin dejar de ver el objetivo trazado de dignidad y crecimiento de nuestros vecinos, esa, también, es la tarea de este honorable cuerpo. Busquemos, mis amigos concejales, la esperanza en medio de quienes se empecinan en pintar el presente y el futuro de gris, busquemos la responsabilidad y el trabajo como antídoto del desánimo y el temor, y entre todos, compartiendo y disintiendo, pero con un único objetivo, que debe ser Tres Arroyos", remató Sánchez.

Comentá la nota