La CGT y Sánchez se ocuparon del costado social de la delincuencia

El intendente Carlos Sánchez cumplió con su promesa de visitar a las autoridades de la CGT en el edificio de calle 1810. Allí y por espacio de dos horas se intercambiaron opiniones como así también se le volvieron a plantear temas de interés al jefe comunal, relacionados con la inseguridad.
El secretario general de la central obrera del ámbito regional, Humberto Salaberry dijo a LA VOZ DEL PUEBLO que trataron "la problemática de la inseguridad y sus consecuencias; pero también la política social, de capacitación, y de educación para lograr insertar a distintos sectores de la ciudad en los planes disponibles".

El dirigente gremial se refirió a los cursos y talleres de los que dispone y de cómo la Municipalidad puede complementar la tarea de sacar a los chicos de la calle, y poner a su alcance la capacitación en diferentes especialidades.

"Pensamos que una cosa va ligada con la otra y sería la forma de encarar algo (la inseguridad) por varios frentes", comentó.

Salaberry fue más allá y planteó un análisis sobre los chicos y jóvenes que padecen grandes problemas en la actualidad y que en un futuro formarán parte de "una nueva generación de frustración".

El también líder sindical de los gastronómicos se excusó públicamente por no poder asistir a la reunión de la Cámara Económica, a raíz de la prolongación del encuentro con Sánchez; con quien han quedado en volverse a reunir "en caso de que sea necesario".

Llegan las camionetas

Consultado por el contenido de este encuentro, el secretario municipal de seguridad, Juan Eduardo Apolonio, vio con buenos ojos la forma en que los dirigentes sindicales se aprestaron a la charla y "más que nada a brindarse para colaborar" en este tema. De esta forma diferenció lo que en otras épocas se planteaba a las autoridades, en tonos inquisitivos. Asimismo y tal como lo expresara Salaberry, acusó recibo de una propuesta para integrar a la sociedad, mediante mecanismos complementarios, a los quienes son considerados -hoy- como fuera del sistema.

El funcionario municipal aprovechó además la ocasión para anunciar que mañana temprano viaja una comisión local a La Plata, precisamente a la sección Automotores del Ministerio de Seguridad; a buscar las cuatro camionetas prometidas por el ministro Stornelli para reforzar a la Patrulla Rural de Tres Arroyos. Las unidades móviles estarán llegando a nuestra ciudad, en horas de la noche.

Motos sin conductores

En cuanto a las seis motos que días atrás llagaron provenientes de la cartera bonaerense de Seguridad, aún no tienen a sus correspondientes conductores. Según contó Apolonio a nuestro cronista, "se sabe que nuestro déficit es de personal, cuestión que las autoridades bonaerenses no desconocen". Entonces, y hasta tanto no se pueda contar con una mayor cantidad de personal policial, las motos quedarán a la espera, porque de lo contrario, según dijo el secretario de Seguridad; "Subís a alguien a una moto, pero sacás a alguien de un patrullero"

Comentá la nota