Samamé: Das Neves es el responsable por la falta de seguridad pública

El destituido procurador general de Chubut, Eduardo Samamé, responsabilizó directamente al gobernador Mario Das Neves por la falta de seguridad pública en la provincia.
El ex funcionario judicial opinó que el ministro de Gobierno y Justicia, Máximo Pérez Catán, y el jefe de Policía, Juan Ale, fracasaron en el intento por detener al prófugo Cristian Bustos y calificó a Das Neves como "irresponsable".

La opinión de Samamé la dio a conocer él mismo mediante una carta difundida a los medios, en ella el ex procurador señala que "dice la Constitución de la Provincia del Chubut en atribuciones y deberes del Gobernador, que tiene bajo su vigilancia la seguridad del territorio y de sus habitantes, de las reparticiones y establecimientos públicos de la Provincia", en ese contexto apunta que "Cristian Bustos, condenado por el Poder Judicial, se fugó de un establecimiento Policial, permanece en ese estado porque luego de meses se intentó detenerlo sin que fuera posible. El procedimiento fracasó y además tuvo un resultado trágico".

"Ahora bien, ¿cual es la supuesta "basura" que apareció en la oportunidad para intentar cambiar el eje de la responsabilidad del Jefe de Policía y el Ministro de Gobierno en el luctuoso evento?. No hay duda que para Mario Das Neves, fue la decisión de la doctora Annabel Rodríguez. El señor Mario Das Neves nunca acepta entre otros temas, su cuota de responsabilidad en la falta de seguridad. Y vaya paradoja, en eso hay coincidencia con la opinión que tengo de él: es un irresponsable", sostiene Samamé.

DONACIÓN "BASURA".

En el inicio de su misiva, el ex funcionario judicial retoma el polémico caso del envío de ayuda humanitaria que se hizo desde Estados Unidos en tiempos en que Das Neves era director nacional de Aduanas. El relato es el siguiente:

"En los últimos meses del año 2002, Anthony Faiola, periodista norteamericano, en esa fecha corresponsal del diario The Washington Post, reclamaba que la Aduana Argentina no liberaba un envío de ayuda humanitaria que colectada por ciudadanos de EE.UU., tenía como destino la provincia del Tucumán afectada por innumerables casos de desnutrición infantil.

La primera respuesta que dio el organismo oficial requerido es que Caritas, la organización encargada de presentar la documentación para sacarla, no había cumplido diligentemente con esa obligación. Pero que además en el contenedor recibido, había mercadería perecedera en mal estado, indumentaria usada sucia, en algún caso con excrementos humanos, camillas con restos de sangre y material médico vencido.

Ante la gravedad de lo afirmado desde la Aduana, intervino James Walsh quien era el embajador de Estados Unidos en nuestro país, el presidente Eduardo Duhalde y el Jefe de Gabinete Alfredo Atanasof .

La conclusión a la que arribaron es que el 90% del envío estaba en buenas condiciones con lo que desmentían al administrador de la Aduana que había acusado a los donantes de mandar "basura".

Confrontado por Santiago O´Donnell, columnista del diario La Nación, el a la sazón abogado Director de la Aduana, Mario Das Neves , después que se le exhibieron fotos, imágenes de video y testimonios que mostraban como los voluntarios cargaron el contenedor con alimentos, equipamiento médico y ropa en buen estado, reconoció que los donantes no enviaron basura, pero sugirió que la organización no gubernamental Medical Missionaries, que asistió a los donantes en el embalaje y envió el cargamento, habría saboteado el mismo, introduciendo camillas ensangrentadas y ropa manchada con excrementos, por razones que no quiso precisar.

"No puedo hablar del pueblo de los Estados Unidos, pero en ese país hay algunas fundaciones que distan mucho de ser transparentes y estamos investigando a la que mandó el cargamento", dijo Das Neves.

Después de la alusión a un peritaje sigue el articulista, "…, tanto en la Casa Rosada como en la embajada de los Estados Unidos, altas fuentes señalaron que lo mas probable es que alguien en la Aduana haya introducido elementos sólo imaginables en las peores pesadillas –Das Neves, por ejemplo, denunció ropa extraída de cadáveres- para encubrir y desviar la atención de las demoras burocráticas.

Comentá la nota