Salvataje xeneize.

La nueva dirigencia del básquet cuenta el plan que empezó para que Boca siga en la Liga. Incluye mudar, por partidos, la localía al Interior.
La orden que bajó el presidente Jorge Amor Ameal no tuvo nada de amor. Pura lógica económica: el básquet desaparecerá si no se autofinancia o disminuye mucho el déficit que acumula año a año (1.500.000 de pesos por temporada, a grandes rasgos). No parece importar el éxito que ha tenido Boca Básquet, ganador de 12 títulos (ver Proceso de lujo) entre 1996 y 2008. Tampoco que el presupuesto de este departamento no supere el 3% del total del club (1.500.000 de dólares con respecto a los 50.000.000 totales). "Perdemos diez millones de dólares en diez años y eso no puede ser", dice Ameal, cuya amenaza es a corto plazo, tan rápido como para la próxima temporada. "Lo entiendo. Hace cinco años que no entra un mango a Boca por el básquet y eso no puede ser", analiza Alejandro Vaccaro, el principal responsable del básquet.

Esto no es nuevo. Cuando Mauricio Macri asumió en diciembre de 1995, fue una de sus máximas que ejecutó a través de su tesorero y mano derecha, Orlando Salvestrini. Justamente Salvestrini, mandamás del básquet, asegura haber logrado esa misión durante cinco años (de 1996 al 2000) y cuenta la anécdota de qué pasó con el vóley cuando no pudo (ver Conseguirlo no...).

En este nueva desafío están embarcados Vaccaro, el vice Carlos Aguas y colaboradores, quienes ya pusieron manos a la obra, ayudados por la empresa U1st Sports. "Ya estamos trabajando para revertir esto porque las palabras de Ameal van en serio", le explica Vaccaro a Olé. Una de las gestiones que se están haciendo es mudar la localía, por algunos partidos, a ciudades del Interior. "Ya hablamos con gente de San Juan y La Rioja. Y ahora también apareció el interés de Chaco, con la gente de la empresa AeroChaco. Eso está muy encaminado y hasta podríamos hacer algún ensayo esta misma temporada", contó el directivo, quien tiene la particularidad de ser fanático del escritor Jorge Luis Borges (es el presidente de la Asociación Borgesiana).

También existen, según Vaccaro, chances concretas de sumar sponsors, a través de U1st y ya hubo charlas con Carlos Asnaghi, gerente de Deportes de Canal 7, para la televisación local de partidos de Boca como sucedía antes... "Si a todo esto le sumamos que aumentará el aporte de Torneos (de 350.000 a 600.000 pesos), creo que en el primer año podremos reducir el déficit a niveles razonables. Sé que si no lo logramos, no habrá básquet, pero soy optimista", cerró el dirigente. Es el salvataje xeneize.

Comentá la nota