Salvaje asalto sufrió la esposa de un diputado en un barrio residencial de Maipú

La esposa del diputado justicialista Juan Gantus volvía de dar clases. Un delincuente se introdujo en su vivienda, mientras afuera quedaron tres cómplices, entre ellos una mujer. La golpeó con saña y arrastró por la casa en busca de dinero y joyas, pero sólo pudo llevarse el auto y sus anillos de oro. El video con el relato de la víctima, quien debió recibir puntos de sutura en su cabeza.
Lilian Degregorio está casada con el diputado Juan Gantus (PJ). Es maestra en una escuela de Russell y este viernes cumplió 48 años. Regresó a su casa del barrio residencial Feldman, de Maipú, antes de las 13, con algunos regalos que recibió de las maestras que dirige. Pero no hubo tiempo de festejos. En su vivienda también le esperaba una sorpresa, pero nada agradable. Un delincuente la golpeó, la arrastró por el interior de la propiedad y amenazó de muerte para que le entregue dinero y joyas. Pero la víctima no tenía, por lo que el asaltante le quitó su auto y algunos anillos de oro, entre ellos la alianza matrimonial.

La docente contó que cuando bajó del auto "con los regalos, vi unas personas en la esquina, pero como estaban bien vestidas no les presté atención. Entré a mi casa y cuando estaba dejando los bultos en el comedor, sentí pasos atrás mío y al darme vuelta, había un hombre", comentó la mujer con el rostro marcado por una patada que le dio el asaltante, moretones en los brazos y un algodón que la cabeza que cubría los 5 puntos de sutura.

Esas lesiones se las produjo el delincuente, quien le exigió el dinero que tenía en la casa. Lilian respondió que no había efectivo. Esas palabras hicieron explotar de ira al ladrón y le dio un culatazo en la cabeza (una herida de siete centímetros le provocó).

La mujer comenzó a sangrar pero el despiadado maleante no tuvo contemplaciones. La agarró de un brazo y arrastró por las escaleras hacia el primer piso. Afuera hacían de campana tres cómplices, entre ellos "una mujer muy linda que tenía un vestido floreado", detalló la víctima.

"Cuando llegamos a mi habitación me tiró sobre la cama, yo tenía miedo que me violara. Me seguía insistiendo en que le diera el dinero y yo le volvía a decir que no tenía", continuaba con su relato la mujer, mientras su esposo, el diputado Gantus, le preguntaba si deseaba tomar algo, ya que aún continuaba algo shockeada.

De todos modos, el delincuente la despojó de sus anillos e intentó encerrarla en el baño de la habitación. "Pero como la puerta es corrediza no podía dejarme encerrada. Por eso el tipo cargó el arma y yo le dije: ‘No me matés, por favor, que hoy es mi cumpleaños’. Entonces me respondió: ‘Ajá, claro, es el mío también’", expresó Lilian, quien debió pedirle al sujeto que la encierre en otro baño donde sí podía cerrar la puerta con el objetivo de que no le haga daño.

Pero en ese momento el delincuente volvió a golpearla y le pidió las llaves del auto. Toda la escena se desarrollaba entre gritos, que escucharon los vecinos de la calle Serna y llamaron al 911.

El ladrón volvió a pegarle y tirarla al piso, antes de huir. En la mesa del comedor encontró las llaves del Peugeot 206 (de color gris) de Lilian y huyó con sus tres cómplices.

El barrio se vio alborotado porque una ambulancia y dos móviles policiales acudieron a la vivienda de calle Serna 291 del barrio Feldman.

Luego de ser asistida en el Hospital El Carmen y en la Clínica Francesa, donde debieron ponerle suero debido a la cantidad de sangre que perdió, sus vecinos le contaron que habían visto a los ladrones varios días por el barrio vendiendo CD’s. Obviamente, las ventas eran una pantalla para poder realizar tareas de inteligencia.

El esposo de la víctima, el legislador Gantus, manifestó que "estamos pensando en mudarnos a otra casa", al escuchar la anécdota de otra persona que vivió una situación similar y le costaba entrar a su casa cuando regresaba de noche.

El diputado, junto a su hija, repetían un dicho popular pero que no deja de ser cierto: "Podría haber sido peor".

La investigación de este caso está a cargo del personal judicial de la Oficina Fiscal Nº 10, de Maipú.

Comentá la nota