El Salvador: la izquierda ganó por primera vez en 20 años

Escrutado más del 90% de los votos , el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) se imponía a la derecha oficialista de Arena. La ex guerrilla, legalizada como partido en 1992, había perdido desde entonces tres elecciones.
La ex guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) le arrebató por primera vez el poder a la derecha, que gobierna desde hace 20 años en El Salvador: escrutado el 90,68% de los votos, Mauricio Funes, candidato del FMLN, obtenía el 51,27% de los votos. El candidato de la derechista Arena, Rodrigo Avila, reunía el 48,73%.Funes, un reconocido periodista que encabezó la fórmula del FMLN secundado por el ex comandante guerrillero Salvador Sánchez, proclamó anoche su victoria en un mensaje desde un hotel de la capital, San Salvador, y enseguida se encaminó hacia la plaza Alberto Masferrer, lugar de convocatoria para las celebraciones de la izquierda.La ex guerrilla se hizo fuerte en la capital, mientras que Avila, ex jefe de Policía y candidato de la gobernante Alianza Republicana Nacionalista (Arena), lograba su mayor caudal en el interior.

En la capital, miles de seguidores del FMLN, muchos vestidos con camisetas rojas y ondeando banderas, se concentraron en la plaza Masferrer. Mientras coreaban "Sí, se pudo", lanzaban fuegos artificiales.Celebraciones similares se repetían en varias ciudades salvadoreñas, incluida San Miguel, la tercera en importancia del país. Hemos tenido un proceso electoral transparente, tranquilo y pacifico'', dijo el presidente del Tribunal Supremo Electoral, Walter Araujo, al anunciar el cierre de los centros de votación. Las últimas encuestas muestran una participación de los votantes superior al 60%, seis puntos más que en los comicios legislativos y municipales del 18 de enero pasado.En la misma línea, la Organización de Estados Americanos (OEA) comunicó que las elecciones transcurrieron con normalidad y únicamente resultaron alteradas por la posibilidad de que la izquierda llegue al poder después de años.El presidente saliente de El Salvador, Antonio Saca, había asegurado durante la jornada que las elecciones estaban muy reñidas, y que a pesar de que el candidato de su partido, Rodrigo Avila, venía "de estar 12 puntos abajo en las encuestas", era muy posible que ganara, ya que el número de indecisos -alrededor del 20 por ciento de los votantes- sería un factor decisivo en los resultados de la elección presidencial.

El hasta ahora opositor FMLN, que se legalizó como partido político tras el fin de la guerra civil en 1992, ha perdido elecciones en tres ocasiones ante la derecha democrática más longeva del continente, que accedió al poder en 1989.

"Es a través del voto como se decide el futuro y el fortalecimiento de la institucionalidad de El Salvador", aseguró Mauricio Funes, que además denunció irregularidades, como que personas con documentos de identidad de salvadoreños fueron presuntamente llevadas desde otros países centroamericanos para votar.Por su parte, Avila dijo estar "tranquilo" frente al desenlace de los comicios. Y, como su rival, recalcó que "lo importante es que hoy nadie deje de votar para defender nuestra democracia y nuestra libertad".Por primera vez en las elecciones de ese país, los salvadoreños con domicilio en Estados Unidos, muchos con varias décadas viviendo en el exterior, pudieron votar. Aunque sólo un pequeño porcentaje de los 39.000 residentes en suelo estadounidense habilitados para votar se acercaron ayer al centro de votación del estadio Jorge 'Mágico' González de San Salvador, expresamente instalado para ellos.

El estadio, al igual que todos los centros de votación del país, estaba colmado de activistas del FMLN y Arena, que con un listado en mano ayudaban a las personas a llegar hasta la urna en la cual tenían que votar."¡Vamos a defender el voto! Documento que esté chueco, muy dañado o que sea falso, no lo dejaremos pasar", indicaba un coordinador de activistas del FMLN a miembros de su partido en las mesas de votación.En las afueras del estadio, tanto activistas del partido de izquierda como de Arena hacían propaganda ante los ojos de la policía y fiscalía, pese a que la ley electoral lo prohíbe estrictamente.En tanto, en la ciudad de Mejicanos, a 4 km al norte de San Salvador, la votación fluía con rapidez y sin incidentes en las mesas receptoras de los centros de votación."Quien diga que ha venido a votar sólo por cumplir el derecho es un mentiroso, todos lo hacemos pensando en que queremos que haya un cambio en el país, sin importar quién lo haga", dijo Samuel Mezquita, de 59 años, que llegaba a votar a una escuela en Mejicanos, acompañado por toda su familia.

Comentá la nota