Salud ya trabaja en la hipótesis de que el dengue se vuelva autóctono

Salud ya trabaja en la hipótesis de que el dengue se vuelva autóctono
El aumento de los casos de dengue confirmados y con sospecha en Rosario ya obligó al sistema de salud municipal a trabajar sobre un "protocolo de brote autóctono", un escenario que se vislumbra cada vez más próximo porque ya se dio el primero en Entre Ríos (ver aparte). Hasta ayer había 16 pacientes con diagnóstico certero en la ciudad, tres más que el día previo, y otros 30 con análisis de dengue en curso. En la provincia, en cambio, de los 200 cuadros dudosos que había el miércoles, 130 se descartaron en el laboratorio.
"Estamos en estado de alerta, todavía no de emergencia", aclaró la coordinadora de Información de la Secretaría de Salud, Analía Chumpitaz. Aun así, aseguró que ya se trabaja sobre la hipótesis de un brote de dengue autóctono. Por eso el comité de seguimiento del dengue creado en Rosario avanza en el diseño de un "protocolo", del que participan equipos de Salud, Defensa Civil y Medio Ambiente.

Defensa Civil provee el protocolo para actuar ante una "situación de desastre", mientras que desde Salud se aporta el conocimiento sobre la enfermedad. La intervención de Medio Ambiente apunta a combatir al mosquito Aedes aegypti, vector del dengue.

Según explicó Chumpitaz, el número de casos actuales, muy por encima del máximo registrado antes en la ciudad, ya habilita a hablar de "un brote, pero de poca jerarquía", sobre todo porque todos los cuadros fueron importados.

Pero el riesgo, que se cierne cada vez más sobre la provincia, es que el aumento de pacientes con dengue termine traduciéndose en la aparición de mosquitos infectados. Y esa situación daría lugar a un brote en serio, es decir, autóctono.

"Es que ante un brote autóctono el crecimiento de los casos sería exponencial", advirtió la especialista. No sólo eso, también aseguró que el "Aedes aegypti infectado sería muy difícil de erradicar". Un combo de riesgo: que la enfermedad se vuelva endémica.

Protocolo. En el plan para actuar ante esa emergencia, Chumpitaz contó que se contemplan diversos factores.

El primero es el "desarrollo de planes de contingencia" desde Salud. Eso significa asegurar la disponibilidad de camas necesarias en todos los efectores ("por suerte el sistema sanitario de Rosario es muy bueno y tiene capacidad de respuesta", dijo la médica), los equipos profesionales y el suministro de insumos para atender los casos por lo menos para tres meses.

Y desde ya, reforzar los operativos de control del vector con fumigación y "descacharrización".

Hasta ahora, se vienen fumigando las casas y manzanas donde se han reportado casos positivos de dengue. Pero el factor decisivo sigue siendo concientizar a la población sobre la eliminación de agua de los reservorios domésticos (o su recambio diario, en el caso de bebederos de animales), donde el mosquito pone huevos y se desarrollan sus larvas.

"Como no se puede prever la magnitud de un brote, tenemos que estar preparados para el peor escenario —dijo la médica—: la meta es mitigar la morbimortalidad y que repercutan lo menos posible los brotes de las provincias vecinas".

Ante ese panorama, no vino mal una buena noticia desde Salud provincial. Según afirmó ayer el responsable de Epidemiología de la Región VIII, Julio Befani, de los 200 casos que había en estudio en la provincia el miércoles, sólo quedaron 70 dudosos. Los análisis de los otros 130 dieron negativo.

Comentá la nota