En Salud, sacaron el reclamo a la calle

Diferencia: los trabajadores de salud calificaron de "miserable" el incremento del 4% anunciado por el Gobierno Provincial y dicen que los perjudica porque la equiparación con los sueldos de la Ley 643 se dio el año pasado en negro. Por lo tanto, ese porcentaje incide menos en los sueldos. "De vuelta quedamos abajo. Seguimos siendo discriminados", dijo Ortellado. El dirigente, además, remarcó que no se perciben estímulos como en otros organismos de la administración pública.
Un grupo de trabajadores de salud realizó ayer un corte de tránsito y asamblea frente a la ex Asistencia Pública. Reclaman por el incremento al 40% del adicional sanitario que cobra el personal del sector y por un aumento en el presupuesto del sistema público. Durante la protesta, el dirigente de los jubilados civiles Caíto Cafardo anunció un dictamen del Ministerio de Trabajo favorable a la aplicación del plus patagónico (ver aparte).

"Estamos realmente mal. Trabajamos hacinados en sucuchos. Y el 4% de aumento es miserable", dijo en la asamblea Carlos Ortellado, del SITRASAP (Sindicato de Trabajadores de la Salud de La Pampa). El dirigente denunció que los trabajadores de salud "seguimos siendo postergados" y planteó que la equiparación con los empleados de la Ley 643 del año pasado "se hizo en negro" y, por esa razón, cualquier incremento general los perjudica.

La protesta congregó a medio centenar de trabajadores. Pero denunciaron que las amenazas de los funcionarios "frenan" la movilización. "En el 5.000 el año pasado descontaron las horas de los que iban a las marchas", aseguró una enfermera. Por esa razón, decidieron realizar una asamblea el próximo miércoles, a las 10:30, en ese centro de salud.

Ortellado mencionó las declaraciones del ex subsecretario de Salud Rubén Ojuez, quien cuestionó a las actuales autoridades del área por no tener un plan. "Hay una interna detrás de eso. Pero hace doce años que se viene cayendo la salud", sostuvo.

Por su parte, el médico Roberto De Martini acusó "a las jefaturas que se callan la boca y son cómplices, se comportan como amanuenses. Apelamos a la poca dignidad que les queda porque van a volver a ser compañeros nuestros en algún momento".

Los representantes del gremio abandonaron esta semana el Comité de Seguridad que se había conformado con referentes gubernamentales y de otros sindicatos para mejorar la seguridad de los hospitales y las postas. "No se avanzaba en medidas concretas", insistió Ortellado. Y se quejó porque a las reuniones los funcionarios "invitan a los sellos como si nosotros no estuviéramos legitimados por la presencia en la calle". "Hoy salud está en la calle, va a ser duro, pero estamos empezando", señaló el sindicalista.

Uno de los trabajadores planteó que "acá si no parás, no te dan pelota. Llegó el momento de parar todo. Hay que hacer algo que duela, hace doce años que no invierten".

Sin embargo, consensuaron hacer un trabajo de concientización entre los trabajadores, con volanteadas en los centros de salud, y volver a reunirse la semana próxima en el Hospital Evita. En ese centro las autoridades ponen trabas para la expresión gremial, según denunciaron ayer.

Comentá la nota