"La salud pública está por encima del reclamo del Suoem"

Entrevista a Gustavo Franco/ abogado penalista, explica por que los municipales violan el Codigo Penal.

Los empleados municipales nucleados en el Suoem son responsables de la atención en los dispensarios municipales. Producto del conflicto que llevan adelante, hace varios días que no prestan el servicio de atención primaria de salud.

Con el peligro de pandemia que representa la gripe A en el país, el abandono de atención en los centros de salud, como quedó probado en múltiples oportunidades en los últimos días, pone a los municipales frente a la violación del Código Penal que castiga a quienes contribuyan a propagar una epidemia. En este caso con un agravante, ya que se trata de agentes públicos del área salud, que se supone deben ayudar a frenar la expansión de la enfermedad.

En diálogo con LA MAÑANA, el especialista en legislación penal denunció que en la ciudad, hay 90 centros médicos asistenciales que, en medio de la escalada del conflicto gremial que mantiene el Suoem, desatienden la salud pública. En sólo dos días, el profesional recibió ocho reclamos por casos de este tipo y no descarta hacer una presentación judicial. Aseguró que hay una violación del Código Penal y que la Justicia debería actuar de oficio.

- Periodista: ¿Cuál es su análisis sobre la situación que atraviesa la ciudad, en medio de la gripe A, por un lado y el conflicto gremial, por el otro?

- Gustavo Franco: Lo que se está dando en los centros de salud, particularmente municipales, es un incumplimiento de las normativas predispuestas para evitar que se propague la epidemia de la gripe A. Al de -satenderse a la población, al omitirse la atención se dejan de lado todas las medidas que se han predispuesto, no sólo a nivel mundial, sino nacional, provincial y municipal a los fines de evitar este daño a la salud pública. Para el artículo 205 del Código Penal es un delito contra la salud pública. Es un delito de peligro porque no requiere que se consume el daño a la salud pública y castiga con penas de prisión de hasta dos años a quien contribuya a la propagación de una epidemia.

-P: ¿En qué se funda su denuncia?

- G.F: Hay planteos concretos de gente que se ha visto privada de un servicio de salud. Personas que tienen síntomas y que no han podido recibir atención médica por desatención, por asambleas, por paros. Lo real es que en esos casos la gente, recibió por otra vía, la atención adecuada que no recibió en los centros de salud municipales.

Por eso es importante recordar que, no es necesario que el peligro o el daño se consume. El hecho de que la gente tenga la posibilidad de atención en otros centros asistenciales no implica que los centros municipales no estén incumpliendo con el mandato que tienen. En este caso no hay un daño concreto sino abstracto, por eso se habla de un delito de peligro. Sin embargo, no deja de ser una conducta antijurídica.

Por este tema recibí en dos días, entre viernes y martes de la semana pasada, entre siete y ocho consultas. Concretamente durante los sucesos que hemos vivido. Es cierto que la gente no quiere padecer más de los que ya está padeciendo con un niño o con un familiar enfermo y por eso no denuncia. Eso no quita que el hecho exista. Hay una violación del artículo 205 del Código Penal, hay una contribución a la propagación de una epidemia. Los centros de salud municipales, que son cerca de 90, contribuyen a que se propague la enfermedad. No se tiene en cuenta que más allá de los reclamos salariales hay otras situaciones que están por encima de eso. La salud pública está por encima de cualquier reclamo gremial.

- P: ¿Evalúa la posibilidad de hacer alguna presentación judicial al respecto?

- G.F: Particularmente no, pero tal vez por expreso pedido de la gente. En la mayoría de los casos, por mi colaboración, la gente solucionó su problema y en ninguno de ellos se trató de una gripe A, que era la mayor preocupación.

La multiplicación de los casos y la progresividad de la enfermedad es enorme, por eso es que se adoptan medidas tan rígidas en cuanto a la exigencia de hacer un mecanismo para evitar que se propague. Hay que contener la epidemia. Si en medio de ella nos colocamos en una situación de de- satención, no sólo que no la vamos a contener, sino que se va a profundizar, con consecuencias incalculables.

- P: ¿Cómo debería actuar la Justicia en estos casos?

- G.F: Se trata de un delito de acción pública, por lo tanto, la Justicia debe proceder de oficio. El tema es que tengan realmente conocimiento de casos concretos. La Justicia no puede salir a hacer controles preventivos porque no está para eso. La Justicia es básicamente represiva y tiene que actuar con conocimientos concretos de casos concretos.

- P: ¿Qué escenario pronostica si el conflicto gremial no se resuelve en el corto plazo, teniendo en cuenta que mientras tanto la enfermedad avanza?

- G.F: Hay que extremar los recaudos para que el tema se contenga. Yo creo que el conflicto entre el intendente (Daniel Giacomino) y el gremio de municipales (Suoem) está en vías de solucionarse o encarrilarse. Debiera ponerse muchísima atención en que no es la solución establecer guardias mínimas. El tema de la gripe A está por sobre cualquier tipo de conflictos y debieran extremarse las medidas, porque nadie está librado de contraer la enfermedad. Debería pensarse previamente en esta situación y poner por encima de cualquier conflicto la situación de la salud pública de los cordobeses.

Comentá la nota