Salud y profesionales se reunirán con el Concejo como mediador

Se llevó a cabo un encuentro en la sede del Concejo Deliberante de Río Grande, en la que los profesionales del HRRG plantearon la situación que atraviesa el sector y el estado general de la realidad sanitaria de la ciudad. Los galenos plantearon un panorama caótico, que desató controversias entre los médicos y los concejales del ARI, que defendieron al Gobierno provincial. La falta de inversión y el conflicto salarial que se mantiene desde hace tiempo enmarcaron una reunión de ánimos caldeados. La semana que viene la ministra Grieco irá al Concejo para dar su visión, y el jueves habrá una reunión de partes con los ediles como mediadores.
Durante la jornada de ayer se llevó a cabo un encuentro en la sede del Concejo Deliberante de la ciudad de Río Grande, en la que los profesionales del hospital regional plantearon la situación que atraviesa el sector y el estado general de la realidad sanitaria de la ciudad.

Los galenos pintaron un panorama caótico que desató controversias entre los médicos y los concejales del ARI, quienes salieron en defensa del Gobierno provincial.

La falta de inversión y el conflicto salarial que se mantiene desde hace tiempo s dio el marco a una reunión de ánimos caldeados.

Como conclusión, adelantaron que el miércoles próximo estará presente el equipo del Ministerio de Salud de la Provincia encabezado por la titular del área, María Grieco, en tanto el jueves se llevará cabo una reunión entre las dos partes en la que el Concejo será mediador, en busca de destrabar la situación que tiene a maltraer a los vecinos ante las diferentes medidas que se dan en el hospital regional Río Grande.

El Concejo "mediador"

En principio el presidente del Concejo Deliberante, Juan "Pipo" Rodríguez aseguró que la institución legislativa solo actuará como mediador en la instancia.

Remarcó que no van a "entrar en un tema netamente gremial" y agregó que "propusimos tener una reunión con la Ministro de Salud", encuentro que se estaría produciendo la próxima semana. "Nos interesaría tener la opinión del Gobierno", adelantó el edil.

Aseguró que ven "con mucha preocupación" el funcionamiento del sistema de salud. Asimismo, expuso que intentan "ver de qué manera se puede destrabar el conflicto".

Rodríguez remarcó que el cuerpo deliberativo debe funcionar "como caja de resonancia" de los problemas que afectan a los riograndenses y "si hay dificultades que afectan a los vecinos nosotros tenemos que intervenir".

Los ediles funcionarían como intermediarios en este conflicto entre Gobierno y profesionales médicos de Río Grande, ya que los profesionales ushuaienses ya han logrado mantener un diálogo válido con el Gobierno.

El concejal de la UCR aseguró conocer que existen "puntos de vista disimiles" entre los médicos y el Gobierno. Expuso además que desean "encontrar vías de solución" y que esperan, en la próxima reunión que mantendrían con la ministra de Salud, "tener la voz oficial en cuanto a la posición de la situación en la que se encuentra el sistema sanitario en Río Grande"

Los profesionales

Por su parte, uno de los representantes de los médicos riograndenses, Oscar Ruíz indicó que el objetivo de la reunión fue "ir advirtiendo una situación de atención de salud quebrantada y en caminos a empeorar, hemos presentado el panorama a los concejales que son los representantes de la ciudadanía de Río Grande, para que estén enterados de la situación que se eta viviendo".

"Esto va mucho más allá del conflicto, hablamos una atención de salud francamente resentida y el pronóstico es que va a ser peor", enfatizó.

En esa línea, sostuvo que los médicos están desbordados por la demanda. "Si éramos hasta este año la misma cantidad de profesionales que cuando había 40.000 habitantes, a lo que se suma que son nueve los profesionales que se han ido y no se reponen, estamos viviendo una verdadera crisis con condiciones absolutamente insalubres de trabajo".

Ruiz remarcó que "más allá de la situación de los periféricos es absolutamente insuficiente el número de profesionales", y entendió que "tal cual está la situación, Tierra del Fuego no es competitiva y no se van a conseguir profesionales capacitados que necesitamos".

Planteó además que "la atención no es suficiente para el número poblacional en la ciudad de Río Grande, faltan incorporar por lo menos entre 35 y 40 profesionales", y remarcó que lo que se vive por parte de los profesionales es "una tortura laboral".

La voz del oficialismo

Una vez concluida la reunión mantenida entre concejales y profesionales médicos, la concejala por el ARI Marisa Montero aceptó que "la problemática de la salud que se plantea como tan grave o tan colapsada en la provincia de Tierra del Fuego, y en particular en nuestra ciudad, tiene que ver con un estado de la salud a nivel nacional".

Sin embargo, comentó que desde el Concejo Deliberante tratarán de "mediar en este conflicto". La arista advirtió que no se debe "descontextualizar" la situación de la salud, y agregó que "no podemos desconocer cuál es la realidad en otros lugares del país".

Aceptó que "el estado actual de la economía de la Provincia no permite ofrecer algunas cuestiones que antes si eran usuales", refiriéndose a viviendas, pasajes y también algunos pluses", y remarcó que "los profesionales de la salud en Ushuaia lograron un acuerdo con el Gobierno para discontinuar las medidas de fuerza, esta situación no se dio en Río Grande y por ello el Concejo Deliberante decidió actuar como mediador en este conflicto".

"Acordamos hacer una reunión la próxima semana con las autoridades de salud", destacó la edila arista, a la vez que agregó que si bien existen reclamos gremiales los trabajadores también viven malas condiciones en el desempeño de su trabajo cotidiano. "Me parece que todos los reclamos son legítimos", expuso Montero, destacando que no importa del sector de donde provengan.

"Los trabajadores tienen que luchar para ir ganando terreno", destacó, y agregó que el conflicto con los profesionales de la salud se mantiene desde "hace casi 2 años" en el hospital de Río Grande, "por eso hablo de la razonabilidad".

Montero rescató la posibilidad que existe de poder mediar entre el Gobierno y los profesionales médicos. Aseguró no descalificar el reclamo pero consideró que "algo en el camino ha fallado", debido a la extensión de tiempo en el que se mantiene el problema.

"Es muy distinto gobernar con plata que gobernar sin plata", finalizó la edila arista.

Comentá la nota