Salud pidió a los docentes que tomen un rol activo

Referentes de todos los establecimientos educativos de la ciudad participaron ayer de una charla a cargo del Comité Operativo de Emergencia. Recibieron claros lineamientos sobre el rol de los colegios para contener la gripe A: desalentar en la propia escuela los posibles viajes a zonas endémicas, detectar casos sospechosos en forma precoz a través del alerta ante ausencia de chicos dentro del aula y prevención en forma de talleres.
RIO GRANDE.- El 60% de las personas afectadas en el mundo por la gripe A son menores de 19 años. Por eso la escuela tiene un rol fundamental para contener y evitar la diseminación del virus. Directivos de todos los colegios de la ciudad participaron ayer de una charla a cargo del Comité Operativo de Emergencias donde recibieron claros lineamientos: desalentar los posibles viajes a zonas endémicas, detectar casos sospechosos en forma precoz a través del alerta ante ausencia de chicos dentro del aula y prevención en forma de talleres.

El encuentro se desarrolló en la Escuela Nº 21 con la participación de los principales referentes de todos los establecimientos educativos de la ciudad, públicos y privados, desde nivel inicial hasta Polimodal.

Es que los datos acerca de la cantidad de casos registrados en todo el mundo señalan que, el rango de menores de 19 años es el grupo de edad más comprometido y el que más infectados presenta. Además, hasta el momento, tanto a nivel nacional como provincial el ámbito escolar es el que ha propiciado la diseminación de la enfermedad.

Esos dos argumentos fueron señalados en la charla a cargo de Daniel Duarte, coordinador del Comité Operativo de Emergencias (COE), quien remarcó la importancia del rol de Educación en la contención de la enfermedad en el ámbito de Río Grande, y destacó que «está demostrado que contener enérgicamente sirve».

El médico dio las líneas generales, explicó la situación actual y propuso pasos a seguir respondiendo las múltiples inquietudes de los docentes respecto a los casos que se presentan en los colegios.

Desalentar en la propia escuela los posibles viajes a las zonas más afectadas fue una de las propuestas. «Las vacaciones de invierno están próximas y la mayor parte de la gente viaja a Buenos Aires donde se da la mayor cantidad de casos en el país; tenemos que fomentar la idea de que hay que ser responsables y evitar esos viajes salvo que sea de suma necesidad», dijo.

También en la escuela se pueden detectar casos sospechosos en forma precoz a través del alerta cuando empiezan a observar una ausencia llamativa de chicos adentro del aula. Duarte remarcó la importancia de que los maestros estén atentos a algún ausentismo fuera de lo común. «De hecho así fue como, tanto en Buenos Aires como en una escuela de Ushuaia surgió la sospecha de que estaba presente el virus», ejemplificó.

Y educación en forma continua a través de prevención. «Que cada dos días los profesores den talleres sobre influenza y cómo empezar a fomentar las medidas preventivas. Se puede agregar a la currícula y concientizar a los niños a través de información que incluso los docentes pueden bajar de Internet, ya que son medidas básicas, son medidas higiénicas que les sirven a los chicos no sólo ante esta situación de pandemia sino para toda su vida».

Los docentes también presentaron sus inquietudes: qué hacer ante la aparición de niños que viajaron a zonas endémicas, si sus padres viajaron y los chicos no, qué hacer cuando se envía un niño engripado al colegio, entre otras. Fueron evacuadas todas las consultas y la semana próxima se realizará un nuevo encuentro para analizar cómo se sigue y dar nuevos lineamientos ante posibles cambios de la situación.

Comentá la nota