Salud: mientras ATE va al paro, los otros gremios esperan una oferta

La protesta incluye a centros de salud y hospitales. ATSA y Ampros siguen negociando.
Mientras ATE ha dispuesto a partir de esta medianoche un paro por tiempo indeterminado en hospitales y centros de salud de toda la provincia, la situación de los otros gremios del sector (Ampros, que nuclea a los profesionales y ATSA a los enfermeros y personal administrativo y de maestranza de los ministerios de Salud de Desarrollo Social y Familia y de otros organismos) es diferente. Por lo tanto, no acompañarán la huelga.

Este gremio dispuso la medida, ya que los delegados tenían mandato de asamblea, en la misma puerta de la Subsecretaría de Trabajo al fracasar el lunes la segunda audiencia para tratar salarios, en una paritaria que había sido convocada en febrero.

Según Raquel Blas, secretaria general de la Asociación de Trabajadores del Estado, les pidieron 30 días para tratar un posible incremento sin ofrecer nada, basándose en decisiones paritarias nacionales o en la posibilidad de transferencias de fondos destinadas a gastos comunes.

"Dijeron que en un momento de crisis los trabajadores deben entender la situación, lo que consideramos totalmente fuera de lugar, ya que han habido aumentos de tarifas, precios, contratos de alquiler, etc por lo que la ley no es pareja", destacó la dirigente.

La medida de fuerza, según Blas, "incluye todas las modalidades: asambleas, tomas de reparticiones, cortes de rutas y calles, escraches hasta tanto el Gobierno lleve una propuesta salarial que pueda ser considerada por los compañeros".

Al abrirse la discusión salarial, los paritarios de ATE plantearon la necesidad de acercarse a la canasta familiar de 4.200 pesos. También se fijó como criterio que cualquier propuesta de aumento debe ser sobre el básico de los trabajadores y respetar las escalas porcentuales tanto para profesionales como no profesionales.

Raquel Blas, al señalar que " la frazada es corta para algunos y larga para otros", denunció que se está discutiendo en la Legislatura la posibilidad de aplicar una ley de congelamiento de salarios mediante la declaración de una emergencia económica y a la vez desenganchar a los funcionarios de la ley 5.126 de sueldos lo que permitiría aumentar sus salarios sin necesidad de modificar las escalas de los trabajadores estatales.

Por su parte, ATSA sigue manteniendo diálogo con el Gobierno a través de Mario Granado, subsecretario de Hacienda; Ricardo Boris, del Ministerio de Gobierno, y Eduardo Tapia y Ricardo Vignaud, del Ministerio de Salud.

Para el titular de ese sindicato, Juan Carlos Navarro, es un despropósito la medida dispuesta por ATE. Indicó que a su gremio el Gobierno le ofreció informalmente el 6,5 por ciento, lo que fue rechazado. ATSA había pedido el 25 por ciento. Destacó que se han planteado distintas alternativas y que en esta semana se efectuarán algunas simulaciones y el lunes que viene las partes se reunirán. Mientras tanto advirtió que trabajarán normalmente.

Los delegados paritarios de Ampros se reunirán mañana, a las 10, con los representantes oficiales en la Subsecretaría de Trabajo. Esperan que se cumpla con el convenio colectivo de trabajo en cuanto a la aplicación de los adicionales que significarán un reajuste salarial. Sin embargo, el 7 de abril adherirán al paro nacional dispuesto por la Federación de Sindicatos de Profesionales de la Salud de la República Argentina.

"Después del 7 vamos a evaluar la situación en asambleas interhospitalarias para determinar las medidas a seguir. No nos han efectuado ninguna oferta salarial y es grave nuestra situación salarial ya que nos encontramos retrasados y los impuestos, servicios y alimentos aumentaron", sostuvo Isabel Del Popolo, secretaria de ese gremio.

Desde el Gobierno, el subsecretario Granado reconoció que no ha habido ningún ofrecimiento para ATE, esperándose decisiones nacionales sobre paritarias o algún tipo de transferencia de fondos para gastos comunes. Confirmó que mañana habrá una reunión con Ampros y aclaró que se trabaja en la implementación de un acuerdo firmado por el gobierno anterior sobre adicionales en el que de 18 puntos ha habido acuerdo en 16. También aceptó que existe dialogo con ATSA, tratándose distintas variables, "aunque no se ha hablado de un porcentaje".

Comentá la nota