"Mi salud está perfecta"

El presidente de Brasil, Luiz Lula da Silva, aseguró que se encuentra bien luego de realizarse un chequeo por la crisis de hipertensión que lo obligó a una breve internación. Mañana retomará su agenda
El presidente de Brasil, Luiz Lula da Silva, afirmó ayer que su salud está "perfecta" y que retomará su agenda y sus viajes a partir de mañana, luego de haber sufrido una crisis de hipertensión que le impidió participar del Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza.

"Mi salud está perfecta...estoy listo para entrar a la cancha", dijo de buen humor Lula, de 64 años, tras realizarse esta mañana una serie de exámenes médicos a causa de una crisis de hipertensión que lo alejó de sus tareas de gobierno el jueves.

Vestido con la chaqueta del equipo olímpico de Brasil, Lula ofreció una conferencia de prensa en la que afirmó que continuará su ritmo de viajes durante su último año de gobierno.

"Si el presidente no está mirando de cerca las cosas, no funcionan. Eso lo aprendí en los siete años de gobierno. Vamos a encontrar la forma, pero no se puede dejar de prestarle atención a las cosas", dijo Lula, quien pasado el mediodía llegó al Palacio de la Alvorada, sede oficial, en Brasilia.

El presidente comentó que se quedó "preocupado pero no asustado" con la suba de presión registrada el miércoles por la noche, por lo cual estuvo hospitalizado durante la madrugada del jueves en Recife, estado de Pernambuco.

"Asustado estaba el médico, si era por mi tomaba un remedio e iba para Suiza, pero ellos insistieron", contó al referir la decisión de los médicos de recomendar la suspensión de su viaje a Davos.

El presidente, de 64 años, atribuyó la suba de presión arterial a sus pocas horas de descanso en los últimos días, durante un contacto con la prensa al salir del Instituto del Corazón (Incor) en San Pablo.

El presidente se sometió este sábado a una batería de exámenes: un ecocardiograma para determinar la función cardiaca, una tomografía de las arterias cardiacas, chequeo de abdomen y próstata, test de función pulmonar y análisis de orina y de sangre.

"Los exámenes salieron perfectos", dijo Lula, quien tiene previsto regresar al trabajo mañana en Brasilia, en un acto para el reinicio de la actividad judicial en el Superior Tribunal Federal (STF).

Comentá la nota