"La salud no entra en la política con que se maneja el mercado"

Cuando se disponga aumento salarial, "alcanzará a todos por igual".
"La actualización salarial que reclaman los médicos es legítima; cuando se disponga será para todos por igual. Es decisión de la Provincia no privilegiar a ningún grupo por encima de otro". Así lo manifestó Francisco Ryan, secretario de Salud, al término de la reunión que mantuvo ayer con la Asociación de Profesionales del hospital San Bernardo (ASPROSBER).

En lo puntual, esos gremialistas solicitaron que de $ 20 se eleve a $ 50 la hora de guardia y de $ 13,30 a $ 40 la de planta. "Claro que lo merecen, pero hay que ver las posibilidades reales y no contemplar sólo a los profesionales sino a todos los agrupamientos".

El funcionario, en estos momentos a cargo del Ministerio de Salud Pública, está citado para hoy, a las 9.30, al despacho de la jueza Marta Bossini de Aguilar. Se trata de una audiencia de conciliación, en el marco del recurso de amparo solicitado precisamente por el San Bernardo, tras la renuncia a la guardia de los neurocirujanos por salarios "indecorosos".

Anticipó que a la magistrada le señalará lo manifestado más arriba; "que no podemos ni vamos a ofrecer nada a un grupo en especial olvidándonos del resto de los empleados. Tampoco entran en el Estado las leyes de la oferta y demanda. Salud Pública no se rige por políticas de mercado; no va a pasar que a los que son pocos les pago más y a los que son muchos les tiro el precio (sueldo) abajo".

Por otro lado y con relación a la falta de anestesistas en el Materno Infantil, manifestó que hay un déficit de especialistas. La situación se descomprimiría a partir de mayo próximo, cuando egresen entre 8 y 10 que están terminando su último año de residencia. De ellos, 3 son provinciales, por lo que deben trabajar un año para Salud Pública, "por supuesto, con pago de sueldo y todos los adicionales que correspondan. Y al resto, de las residencias nacionales, ya está la voluntad del Gobierno de designarlos a todos".

Explicó que en la falta de anestesistas confluyeron dos factores. Uno, que aumentaron las exigencias de formación en todo el país; de 3 años que era la residencia se elevó a 4, "por lo que en 2009 no tuvimos egresados". El otro, el alto porcentaje de agentes que hacen hoy uso de sus licencias, muchas de ellas pendientes desde 2008. Entre otras razones, influyó la suspensión dispuesta el año pasado primero por el dengue y luego por la gripe A.

Comentá la nota