Salud y Educación: más plata e iguales problemas

El presupuesto neuquino les asigna más fondos, pero ya hay polémica.

NEUQUÉN (AN).- Pese a que los hospitales públicos y el sistema educativo recibieron un aumento en el proyecto de presupuesto 2010, los reclamos, de la mano de los pedidos de aumento, y la administración de esos fondos continuarán durante el año próximo pese a la alta incidencia salarial que encierran los números oficializados la semana pasada.

La conducción del sector Salud pasará a manejar un presupuesto de 856 millones de pesos, con una variación del 23% respecto a los 663 millones que el ministro Daniel Vincent administró en 2009. El año entrante, el 70% de los recursos estarán asignados a personal, con 607 millones de pesos.

Se trata de una cifra muy por debajo de la reclamada por los empleados de los hospitales, en su mayoría abroquelados en la CTA. En su presupuesto optativo, la central opositora había proyectado que para habilitar los nuevos centros hospitalarios, solucionar la falta de insumos, y conceder nuevos aumentos -algo no previsto en el nuevo presupuesto-, se requerían de unos 1.024 millones de pesos.

Según expresa la ley presupuestaria que llegó a la Legislatura, para la determinación del gasto en personal de todo el ámbito público, se tomó como base la ejecución del período enero septiembre, proyectando este último lapso para hacer una cuenta anualizada de 2009. Las únicas previsiones que se hicieron para marcar la pauta del 2010 fueron la del crecimiento vegetativo, la cobertura de vacantes y los ascensos.

La secretaría de Educación, Cultura y Deportes contará con 1.850 millones de pesos. El proyecto indica que es un 11,4% más que lo que se ejecutará en 2009, lo que da cuenta de unos 1.639,1 millones de pesos.

Del total previsto para 2010, se proyecta una inversión salarial de 1.515,3 millones de pesos, el 81,9% de los recursos afectados al sector.

En los hospitales públicos el tironeo por los fondos que protagonizaron el ministro Daniel Vincent y la ministra de Hacienda Esther Ruiz, parece haber encontrado un término medio, en virtud de la variación con que salió el proyecto. La titular de Economía había pedido sólo un leve incremento para el año próximo, que contemplara el crecimiento vegetativo del personal y gastos mínimos, y no el aumento superior al 20% que finalmente quedó plasmado.

Con todo, no está claro si la masa de fondos permitirá sacar al sistema de la crisis profunda en la que se encuentra desde principios de esta década, cuando comenzó a dejar de ser la institución modelo en Latinoamérica de antaño, si bien comparativamente, el resto del país envidia algunos de sus principales indicadores, como el de mortalidad infantil y el funcionamiento de la contención primaria.

Por otra parte, no está claro si los 250 millones que quedan sacando el gasto en personal, permitirán solventar la inversión en medicamentos, equipamiento, cobertura de las más de 100 vacantes e inauguraciones de nuevos hospitales, como el de Plottier, Alma Fuerte y la nueva guardia del Castro Rendón, entre otros (ver aparte).

Otro tanto ocurre en Educación. Por fuera de lo estrictamente salarial , resta saber si las previsiones optimistas planteados por el gobernador Jorge Sapag en torno a una mayor recaudación provincial, se concretarán, atenuando los inconvenientes de infraestructura y servicios que fueron la tónica en el complicado ciclo lectivo 2009.

Comentá la nota