Salud dice que es un brote de dengue y no una epidemia.

Las autoridades de la cartera sanitaria de la provincia presentaron un amplio informe sobre la situación del dengue en el Chaco ante los integrantes de la comisión legislativa de Derechos Humanos y Salud.
Con la presencia de la ministra Sandra Mendoza y todos sus subsecretarios, además del director de epidemiología hicieron público un informe de más de 40 páginas donde se detallan desde la característica del vector, la parte epidemiológica mundial y nacional, como así también la situación del dengue en el país y la provincia, además de detallar las acciones y medidas adoptadas.

Durante las más de tres horas que estuvieron reunidos en la comisión, hubo pequeños roces con los legisladores de la Alianza a partir de las posiciones y expresiones que se fueron dando en las últimas semanas sobre los casos detectados en el Chaco, pero los mismos no llegaron a interrumpir la continuidad de la sesión de comisión.

La ministra aclaró en varias oportunidades que en la provincia “no hay epidemia” como se pretende hacer ver y que por los casos que se están dando “estamos en presencia de brotes”. “Esperemos no tengamos muchos más casos porque de ser así tendríamos que referirnos a una epidemia, pero estamos trabajando en todas las zonas y pidiendo la colaboración de todos para que se pueda tener un control”. En este sentido dijo que las zonas más afectadas son Campo Largo (donde se detectaron los primeros casos), Charata, Sáenz Peña y ahora se suma Tres Isletas.

Más allá del informe, Mendoza cargó respecto a temas puntuales declarados a través de los medios, acusando a la oposición de politizar esta situación y aportar falsa información, sosteniendo que “se dijeron barbaridades que hicieron entrar en pánico a la población”. Por eso indicó que las acciones de prevención se vienen tomando desde hace tiempo y no sobre casos ya detectados, explicando que se venía actuando en conjunto respecto a la prevención de la fiebre amarilla y el dengue.

Diez años atrás

Durante la presentación del amplio informe en el que reseñan las acciones llevadas adelante y en desarrollo en las zonas afectadas, más las que se hacen para la no proliferación de los brotes, no solo dieron algunos datos estadísticos, sino que sacaron a la luz lo ocurrido en los últimos años con la finalidad de explicar que el dengue no es una situación repentina en la provincia y que ya se había detectado el vector hace una década atrás.

El subsecretario de relaciones institucionales Gregorio Buchovsky, hizo conocer un decreto del año 1999 durante la gestión de Angel Rozas y que tiene la firma del entonces ministro de Salud, Jorge Humberto Romero, en el que se refiere a la propagación del dengue y “habla de la presencia del vector en la provincia y se invita a distintas sector médicos, a la comunidad, asociaciones civiles, sectores religiosos, académicos a tomar parte de este tema y trabajar en conjunto para desarrollar acciones”.

“Queda en evidencia que salud pública hace diez años sabía de la situación del dengue e invitó a todos los sectores para que hagan algo. Ahora me pregunto que se hizo, desde el sector académico al que pertenezco que se hizo, hoy diariamente salen a hablar, pero que hicieron en esa oportunidad cuando el gobierno ya los invitaba para que hagan algo”.

No se cumplió el reglamento

Uno de los primeros temas que se tuvieron que aclarar en la comisión, fue la convocatoria de la semana pasada realizada por la presidenta de la comisión de Salud, Marisa Lizárraga. La ministra informó que no concurrieron porque desde la comisión no se cumplieron los plazos previstos violándose el reglamento, convocándose a funcionarios del gobierno con menos de 48 horas de antelación cuando “en esta Legislatura nunca se invitó a nadie con no menos de diez días de anticipación”.

El legislador aliancistas Luis Verdún reconoció que se los convocó a último momento, pero entendías que por más que el tiempo era corto y que si era cierto que la medida era violatoria del reglamento, entendía que por la gravedad de la situación “alguien hubiera venido”, situación que fue rechazada por la ministra que dijo que no era correcto lo que habían hecho desde la Alianza.

Más allá de este entredicho y aclaración, Verdún echó por tierra las acusaciones de politización de la situación manifestando que “desde el bloque hicimos nuestro aporte aprobado propuestas para que se dispongan todas las acciones para la información y prevención, como así también fumigación. Estamos acompañando porque sabemos que esto se va a quedar y por bastante tiempo”.

Por su parte Juan José Bergia, en medio de algunos cruces de los bloques solicitó que los errores del pasado y los que se puedan dar en el presente no sean politizados e instó a las autoridades del ministerio a que insistan con la convocatoria a trabajar en conjunto a los intendentes, alertando que en el área sanitaria también hay sectores que no tienen compromiso.

Cambio de actitud

En el primer tramo del encuentro estuvo presente el ministro de Gobierno, Domingo Peppo, quien reconoció que existe un cambio de actitud de los intendentes de tomar conciencia respecto de la situación, y aseguró que “hay 39 intendentes en campaña de descacharrización fuera del foco”. También resaltó el apoyo del gobierno nacional y de la provincia de Formosa.

Comentá la nota