Salud, al alcance de los pobres

Por: Muhammad Yunus

PADRE DE LAS MICROFINANZAS, PREMIO NOBEL DE LA PAZ

La atención sanitaria parece hoy menos asequible que nunca para muchos de los pobres. Una enfermedad familiar ya es la principal causa de que las personas vuelvan a caer en la pobreza. Es hora de que les ofrezcamos las herramientas para salir a flote

El problema en gran parte se debe a que los avances médicos hoy suelen llegar de la mano de altos costos. En consecuencia, los pobres de todo el mundo tienen urgente necesidad de opciones de atención sanitaria menos costosas pero de alta calidad.

Hasta hace poco, este dilema parecía insoluble. Pero nuevas circunstancias brindan esperanzas a mi país, Bangladesh, y a los pobres de todo el planeta, incluido Estados Unidos.

Los habitantes de Bangladesh están aprovechando modelos de atención sanitaria más económicos, como las retail health clinics (centros médicos ubicados en cadenas de farmacias o supermercados que ofrecen servicios médicos simples y baratos) y los contratos directos de servicios de salud entre las pequeñas empresas y los hospitales. Muchas de las herramientas y servicios que proveemos en Bangladesh inspirarán modelos nuevos y más asequibles en estos momentos de preocupación por los costos.

Bangladesh ha demostrado que es posible lograr notables progresos en el estado de salud por pobre y superpoblado que sea un país. En los últimos cuarenta años, el índice de mortalidad infantil de Bangladesh se redujo de aproximadamente un 24 por ciento a menos del 7 por ciento. Durante ese mismo período, el índice de natalidad bajó de más de siete hijos a menos de tres hijos por mujer. Los especialistas en salud han llamado a esto "El milagro de Bangladesh" y él ha permitido que muchos ciudadanos de mi país tuvieran una vida mejor.

Sin embargo, muchos servicios básicos de atención sanitaria siguen fuera del alcance de la mayoría de los habitantes porque el ingreso anual per cápita es de alrededor de 600 dólares. Planeamos paliar esto con un sistema de cuidado de la salud de alta calidad, asequible y autofinanciado.

Comentá la nota