Salto Grande funciona con una sola turbina

La represa de Salto Grande funciona con sólo una turbina como consecuencia de la prolongada sequía que castiga a la región, y pese a las últimas lluvias caídas en la cuenca del río Uruguay, que no alcanzaron a mejorar el aporte de agua necesario desde el río al embalse.
Días atrás, por el déficit de precipitaciones y el bajo ingreso de agua desde el río Uruguay, las autoridades de la represa Salto Grande decidieron usar las reservas de agua del embalse, medida considerada extrema, pues por semana se estaba generando la energía que habitualmente se producía en un día.

Las lluvias registradas los últimos días hacían prever una recuperación del caudal de agua, sin embargo las precipitaciones sólo fueron un aliciente que no permitió recuperar el nivel de productividad necesario para atender la demanda del mercado energético.

Por tal situación la represa de Salto Grande trabaja con una sola turbina de las 14 disponibles, y que se requiere aún de más caudal para hacer funcionar otras turbinas.

La operatividad de un número menor de turbinas genera una producción baja de energía y, según las autoridades de la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande, de no continuar las lluvias podría recrudecerse aun más el problema.

Al respecto, los pronósticos indican que a fines de junio estaría variando favorablemente la situación en la cuenca del río Uruguay.

El caudal de aporte del Río Uruguay se mantiene apenas por encima de los 450 metros cúbicos por segundo hace varios días, cuando lo habitual para este período del año es de 8.000 mil metros cúbicos por segundo.

Comentá la nota