Salta tiene más de 2,5 millones de hectáreas bajo explotación minera.

Empresas nacionales e internacionales mantienen su apuesta de grandes proyectos en la Puna salteña. El sector conserva sus mercados en el exterior y cerca de 2.000 puestos de empleo directos.
La crisis financiera internacional abrió escenarios desfavorables en diferentes niveles de la actividad económica, y muchos proyectos empresariales perdieron factibilidad o se desplomaron junto a gran cantidad de puestos de trabajo. Aun en esta adversa coyuntura, la minería salteña conserva buenas señales en los diferentes niveles de la exploración, producción, exportación y generación de empleo.

Si bien ningún sector productivo transita indemne bajo el incierto clima global, la minería local no sólo conservó hasta aquí muchas de sus marcas de actividad y sus mercados internacionales, sino también los programas de inversión en promisorios proyectos metalíferos y no metalíferos que se encaminan a ampliar niveles de producción, ingresos y fuentes ocupacionales genuinas en la Puna, los Valles Calchaquíes y otras zonas de Salta.

Según registros actualizados del padrón minero, un total de 2.588.724 hectáreas se encuentran cubiertas para el desarrollo de actividades mineras en la provincia. De esa superficie, el 50,6% corresponde a pedidos de cateos (superficies donde se realizan estudios sobre la existencia de minerales), el 48,9% a minas (superficies con estudios definidos sobre potencial minero), el 0,3% a canteras y el 0,2% a establecimientos fijos para la extracción de oro aluvional.

Los departamentos que más se destacan por sus concesiones mineras son: Los Andes, con 1.672.000 hectáreas cubiertas; San Carlos, con 256.000; La Poma, con 139.000; Molinos, con 101.000, y Guachipas, con 52.000 hectáreas cubiertas por pedimentos mineros.

La producción de boratos

De acuerdo con los registros de Minería, Salta cerró 2008 con su marca más alta en producción de boratos, con 338.000 toneladas extraídas en los diversos yacimientos activos de la Puna salteña.

Con respecto a 2007, la producción boratera del último año mostró un crecimiento del orden del 20%, puesto que en el anterior se llegaron a producir 283.000 toneladas. En el nivel general de los minerales no metalíferos el crecimiento fue del 10%.

En este contexto, las exportaciones mineras de Salta facturaron en el último año cerca de 80 millones de dólares, contra los US$ 74 millones que reportaron las ventas de minerales al exterior en 2007.

Otro dato alentador está en los mercados que Salta conserva en 40 países de los cinco continentes, hacia los cuales se siguen despachando embarques de cloruro de litio, ácido bórico, hidroboracita, colemanita, bórax decahidratado, bórax pentahidratado, bórax anhidro, octoborato de sodio, ulexita anhidra, perlita y otros productos de la minería local.

La producción minera de la provincia se apoya en la extracción de minerales no metalíferos, entre los cuales los boratos y sus derivados ocupan el primer lugar en volúmenes extraídos y exportados. No obstante, las sales de litio que extrae FMC Minera del Altiplano en el Salar del Hombre Muerto -en el límite del departamento Los Andes con Catamarca- y son procesadas en la planta de General Güemes encabezan las colocaciones en el exterior por el nivel de ingresos que generan. El estratégico mineral, en efecto, cotiza fuerte en los mercados internacionales y su demanda tiene excelentes perspectivas abiertas en los Estados Unidos, la Comunidad Europea y Asia.

Puestos de trabajo

Según registros oficiales, la minería salteña sostiene hoy un total de 1.952 empleos directos, de los cuales 1.090 se corresponden con trabajadores ocupados en actividades extractivas, 620 con puestos laborales en el área de industrialización y 242 con tareas de exploración. Por cada puesto de trabajo directo, la actividad minera genera de 3 a 4 puestos indirectos, según estimaciones del organismo provincial del área y la Cámara de Minería de Salta.

Informes ambientales

A lo largo del último año organismos provinciales competentes evaluaron un total de 591 informes de impactos ambientales (IIA) relacionados con la actividad minera. La evaluación de dichos estudios está a cargo de la Secretaría de Minería.

Según el detalle dado a conocer por el citado organismo, que depende del Ministerio de Desarrollo Económico, del total de los informes presentados primero al Juzgado de Minas de la Provincia, 325 se correspondieron con trámites de concesiones mineras, 109 a pedidos de cateos, 68 a canteras, 62 a canteras de áridos y 27 a servidumbres.

Por otro lado, en el Subprograma de Gestión y Fiscalización Minero-Ambiental de esa Secretaría se tramitaron 304 expedientes judiciales durante el último año. También se dio curso a 180 expedientes administrativos relacionados con denuncias de extracción de áridos, inspecciones y pedidos de informes.

Comentá la nota