Salta sufre por la fruta y la madera, sin pedidos ni precios

Las exportaciones de muebles se derrumbaron. Y en Orán casi no cosechan los cítricos.
Orán, fundada por un conquistador español que había nacido en Orán, pero en Africa, siempre dependió del Ingenio Tabacal que era de los Patrón Costa y fue vendido en los 90 a la estadounidense Seabord Corporation. Esa región del norte salteño, al pie de la selva de Yungas, vive de la fruta y de la madera. Y ahora siente con fuerza una brutal disminución de la demanda por la crisis mundial y en consecuencia de precios en sus dos pilares económicos.

El Ingenio El Tabacal, que el 20 de mayo inicia la zafra 2009, estuvo a punto de pasar las topadoras sobre 1.900 hectáreas de citrus. Sencillamente no le convenía industrializarlas en estas condiciones económicas.

En los madereros, la caída de pedidos de muebles, el alargamiento de plazos de pagos solicitados por sus clientes y la competencia con la importación de muebles desde Bolivia y Paraguay con operaciones con financiamientos más blandos, hicieron que el sector se encuentre de brazos caídos.

Una fuente confió a Clarín que el Ingenio El Tabacal, logró sortear la agonía en su producción citrícola, al menos por un año: arrendó las plantaciones de naranjas y pomelos, y la fábrica procesadora de jugos, a La Moraleja, que en el departamento de Anta, tiene plantaciones de limones. La Moraleja, de Sanchís Perales, antes de la crisis, tenía previsto encarar una moderna procesadora de jugos, pero la inversión se frenó.

Al surgir la oportunidad, dado que El Tabacal, iba a cerrar su fábrica de jugos y arrasar con las plantas para sembrar más caña de azúcar, La Moraleja se lanzó para negociar el arrendamiento por lo menos hasta la cosecha de aquí al 2010. Esta planta en Orán, tiene energía eléctrica propia y gas, lo que los flamantes arrendatarios no tienen en Anta.

Para el caso de los madereros de los departamentos Orán, San Martín, Rivadavia y Santa Victoria, se les sumó el recurso de amparo presentado por los pueblos originarios de la región ante la Corte Suprema de Justicia, que el 26 de marzo, ordenó al Gobierno de Juan Manuel Urtubey, "suspender por noventa días los desmontes y tala indiscriminada de los bosques nativos", autorizados durante el último trimestre de la gestión del ex gobernador Juan Carlos Romero, en 2007.

"Hace tres generaciones que venimos cuidando el bosque, porque de él depende nuestro futuro como empresa", dice a Clarín Luis Mario Belluccini, que en 1955 comenzó con una fábrica de sillas y hoy posee Madenort. "Somos 120 industriales agrupados en el Centro de Obrajeros del Norte, y en la Asociación (APROFICSA) con compromisos a través de contratos. La denuncia de los Pueblos Originarios ante la Corte Suprema de Justicia, es justa pero apunta a los desmontes y la tala indiscriminada y nosotros quedamos en el medio", explica Carlos Suárez mientras advierte que puede haber 7.000 despidos.

Atacada por el dengue, Orán vive hoy con dos velocidades. En el centro se ven cuatro por cuatro. Pero su periferia es cada vez más numerosa y pobre.

Comentá la nota