Salta pidió a la Nación el envío de $ 17,2 millones

El planteo se hizo en una reunión del Consejo Federal Agropecuario. Los fondos se destrabarían hasta fin de año.

De los $ 16 millones que la Nación se comprometió a enviar a Salta para los sectores incluidos en el Plan Estratégico de Desarrollo Productivo Agropecuario no llegó ninguna partida, tampoco de los $ 1,2 millones que serían destinados a mejorar la producción ganadera. La liberación de esos recursos fue reclamada al nuevo ministro de Agricultura, Julián Domínguez, en el Consejo Federal Agropecuario.

Las provincias pidieron que la política agropecuaria nacional incluya a sectores no tradicionales.

La reunión de la semana anterior fue extraordinaria y la primera después de un año y nueve meses de inactividad del Consejo, grupo integrado por autoridades nacionales y de todas las provincias. Entre Domínguez y el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, presentaron el organigrama ministerial y plantearon metas como la de alcanzar una producción de 200 mil toneladas de cereales la próxima campaña, justo cuando se conoció que la cosecha 2009 -2010 de trigo será la peor de las últimas 32 temporadas.

Cuando se abrió el espacio para el debate, el secretario de Asuntos Agrarios Lucio Paz Posse aprovechó para recordar que a la Provincia aún no fueron transferidos los $ 17,2 millones acordados meses atrás en dos convenios, para la situación general del sector agropecuario local y sus urgencias. Sobre esto, Domínguez aseguró que hasta fin de año se regularizará el envío de fondos y pidió colaboración para elaborar un plan de desarrollo para la Argentina, una tarea más para la agenda del Bicentenario.

"Cada provincia tuvo la oportunidad de plantear sus temas, las urgencias. En mi caso, resalté la necesidad de ejecutar los convenios de asistencia firmados", comentó a El Tribuno

Paz Posse, tras la reunión realizada el jueves en Capital Federal. El funcionario destacó la decisión de poner nuevamente en marcha el Consejo Federal Agropecuario, ámbito de diálogo que quedó anulado poco antes de que estallara la crisis con el campo (la última reunión fue en febrero de 2008). Una coincidencia: no reducir la discusión a las retenciones y abrir la agenda nacional a producciones no tradicionales.

Revertir la política

En el listado de Paz Posse también figura el acceso a las líneas de créditos del Banco Nación para la compra de maquinarias, la incorporación de referentes provinciales en los consejos regionales del INTA, agilizar la firma de resolución a favor del Fondo Especial del Trabajo para beneficio de los pequeños y medianos productores y la modificación de la ley nacional de trabajo agrario para adaptarla a las necesidades de las economías regionales.

Sobre ése último punto, Salta se comprometió a elevar un proyecto de ley que será debatido en próximos encuentros.

"Como balance -analizó Paz Posse- podría decir que la reunión fue positiva por la amplia participación de funcionarios nacionales. Por lo menos se ve un nuevo camino, que podría revertir la política agropecuaria de la Argentina, fortaleciendo el marco institucional". Con Domínguez y Fernández estuvieron la secretaria de Integración Nacional, María del Carmen Alarcón, y el presidente de la comisión de Agricultura de Diputados de la Nación, Alberto Cantero Gutiérrez.

Comentá la nota