Salta pide un rescate para las provincias

El Gobierno espera que el Estado central financie a las provincias para que la situación no se desmadre.
El ministro de Finanzas, Carlos Parodi, en un diálogo con El Tribuno,

repitió que las cuentas provinciales están equilibradas y que así cerrarán a fin de año, a fuerza de un control estricto del gasto que ni siquiera admite la reapertura de la discusión salarial en el ámbito estatal. Carlos Parodi dijo que hoy no están dadas las condiciones para negociar nuevos aumentos, porque el tema está atado, necesariamente, a la distribución de los fondos coparticipables. Por ahora, entonces, los empleados públicos tendrán que esperar a que las variables mejoren para replantear mejoras a través de sus gremios.

La situación, que obligó al Gobierno a detener y suspender el inicio de obras para amortiguar la caída de la actividad económica, le da letra para criticar la inacción nacional y advertir que la ausencia estatal dejó a la mitad de las provincias sin aire para pagar los sueldos y el campo liberado para la emisión de cuasimonedas. Parodi aseguró que Salta no está en ese grupo, porque tomó sus precauciones cuando el año pasado proyectó para 2009 un crecimiento del 9%, contra el 15% que pregonaba la Nación. De todas maneras, admitió que si la Presidenta no tira un salvavidas, las cosas se complicarán para todos.

"La coparticipación se viene comportando en forma preocupante. Definitivamente, se observa que no hay una recuperación económica en la Argentina y eso, me parece, va a complicar las finanzas provinciales. No tengo dudas, así que hay que tener mucho cuidado con el gasto público", comentó el titular del Ministerio de Finanzas. Agregó un dato: la coparticipación de las retenciones a la soja cayó el mes pasado un 50%.

Analistas dicen que la economía se recupera en el mundo, pero por lo que usted dice aquí no está pasando eso...

Por ahora está cerrada la discusión salarial. El desempleo subió en Salta, aunque afirman que eso ya se esperaba.

Hay variables que maneja el Estado nacional y unas pocas que manejan las provincias. El Estado nacional maneja las que pueden transmitir confianza a los distintos sectores de la actividad económica, que permitirían el regreso de la inversión al país y a la gente que vuelva a consumir. Observo que no se están dando señales claras, señales que transmitan confianza. Durante varios años, desde 2002 hasta 2008, hubo un círculo virtuoso en el que la gente consumía, invertía, no llevaba la plata a dólares; había más fondos para las provincias y los municipios, todo era en positivo... Ahora, cuando el círculo es vicioso, no se puede dar más sueldos, hay menos plata para gastar.

Parodi pide reglas claras, eso es un plan nacional económico a mediano plazo que se respete. Que no sea sólo enunciativo, porque -insistió- el escenario tiene entre la espada y la pared al menos a 15 provincias como Jujuy, Tucumán, Chaco, Buenos Aires, por nombrar a algunas.

¿El Gobierno apoya la derogación de la ley de Responsabilidad Fiscal?

No estábamos muy de acuerdo en un principio, no es lo ideal, pero cuando se analizan las cosas se ve que no quedan muchas alternativas. De todas formas, hay que ser cuidadosos, porque situaciones con permisos temporales muchas veces se convierten en permanentes. Si definitivamente no tenemos ayuda del Gobierno nacional, será complicado. Las provincias no se pueden financiar de otra forma, porque el endeudamiento está prohibido por ley y para hacer obras necesitamos la autorización de Economía y del Banco Central.

¿La emisión de bonos es la única alternativa?

Es un recurso de última instancia y si la Nación no aparece en el medio, dando alguna solución, la única alternativa es la emisión de deuda a través de cuasimonedas. Creo que sería nefasto para el país, desastroso. Si no se recupera la actividad económica, por lo menos 15 provincias no van a poder pagar el aguinaldo. La decisión es complicada, pero si el Estado no interviene, financiando esos déficits provinciales, necesariamente van a salir a emitir bonos.

Si las cosas se complican más para Salta, ¿tiene un plan B?

Vamos a tener que hacer un estricto control del gasto, aunque lo venimos haciendo desde el segundo trimestre de este año. Sacamos un decreto de contención del gasto público. Esas decisiones nos permiten mantener las cuentas equilibradas, a pesar de que el crecimiento de la recaudación no es ideal. Una sorpresa sería que la recaudación no crezca ni siquiera a razón de un 4%. Pero no creo que llegue ese escenario.

¿Creció el desempleo?

El año pasado tuvimos un nivel histórico, por debajo de los últimos 16 años. En medio de una crisis, sabíamos que iba a ir para arriba. El último índice está en los dos dígitos, en los 10 puntos, creo. La buena noticia para nosotros es que hemos ido generando más puestos de trabajo, pero sin dudas hay que seguir apoyando a los sectores. En medio de esta situación hay que seguir trabajando, porque el primer impacto, sin dudas, lo tiene el empleo.

Usted dice que la situación es preocupante y en la Rural se anunció la eliminación de un impuesto. Suena contradictorio.

El impuesto a la Mera Compra se eliminó porque queremos fomentar los sectores productivos. Fue una decisión complicada, pero no lastimaba las finanzas para este año. De todas formas estamos trabajando sobre el revalúo de bienes que van a compensar esos recursos. El sector de granos, sobre todo, tiene retenciones altas, de un 35%, más otro 10% por el flete. Y a eso se sumaba la carga del impuesto.

Comentá la nota