Salta Forestal y Olmedo: entre las promesas y la realidad

La realidad que describieron inspectores de Trabajo en Salta Forestal, se aleja en gran medida a los discursos del flamante diputado nacional, Alfredo Olmedo, quien califica al proyecto que instrumentó su padre durante el gobierno de Juan Carlos Romero, como "un ejemplo" de autosustentabilidad "en el mundo".
Como colofón de las inspecciones que realizaron los agentes de la cartera laboral el 23 de abril pasado, se indica que ""lo especificado por la empresa, que dice haber invertido en Desarrollo Humano la exorbitante cifra de $870 por mes, exime de cualquier comentario".

El "Nuevo Barrio"

"La base está en la prevención, en todos los lugares, y no solo en la ciudad, también en los pueblos y parajes. Hay que rescatar el Plan Sanitario Universal Ramón Carrillo". La propuesta del diputado parece surgir de las ideas de los gremios más combativos de la Salud. Pero las acciones en Ecodesarrollo, empresa de su padre, no parecen sostener tal prioridad.

Según el informe de la Policía de Trabajo en el barrio en el que viven pastajeros y trabajadores de Salta Forestal, hubo una ocasión en la que por tres días, por problemas con la bomba de agua, los habitantes del lugar no tuvieron acceso a agua potable, a pesar de que, según el informe, la finca cuenta con pozos del líquido elemento. Aunque en principio se indicó que la empresa sí dio el acceso al agua, los habitantes del lugar dijeron que sentían el gusto salado.

Esto "generó una gran cantidad de problemas de enterocolitis en los habitantes, especialmente en niños". Agregaron que la Municipalidad "debió instrumentar el movimiento y la internación especialmente de los niños buscando evitar su deshidratación".

Se agregó que las casas del barrio "son de madera, con piso de tierra, en su mayoría de una sola habitación grande, cuentan solamente con letrinas, que en muchos casos están compartidas".

Entre otras observaciones, se indicó que "los habitantes del barrio ...ubicado a 35 kilómetros de la ciudad", tienen un único medio de transporte, este es "un colectivo que con suerte pasa dos veces por día y cuyo boleto cuesta 10 pesos".

Se aseguró que a quienes decidieron quedarse a vivir en el paraje en cuestión "se les hace prácticamente imposible ir a la ciudad a realizar algún trabajo o changa y volver en el día porque en ninguna actividad conseguirían un importe de pago que cubra el gasto de traslado de 20 pesos".

Comentá la nota