El PRO salió al cruce de Guelar y su propuesta de amnistía a represores

El asesor de Macri había sugerido una consulta popular. Recibió duras críticas.
El ex embajador menemista Diego Guelar, hoy dirigente del PRO, generó repudios y un terremoto en esa fuerza política al proponer "una amplia amnistía" a los represores de la última dictadura militar. Los ecos de la polémica resonaron en los últimos días del año y le dieron un nuevo dolor de cabeza a Mauricio Macri, aún no repuesto del escándalo del espionaje y los cambios que se vio obligado a hacer en la Policía Metropolitana y el Ministerio de Educación porteño.

Guelar había difundido el miércoles un documento político, y el último día del año ratificó en una entrevista con Radio 10 su convencimiento de que "una vez que se expida la Justicia, haya sentencia (en las causas contra represores) y se produzca el debate que nos viene acompañando desde hace décadas, va a haber que o dictar una amplia amnistía o una consulta popular para transformar el drama en historia".

Las repercusiones en el macrismo no se hicieron esperar. El secretario general de PRO nacional, Jorge Macri, aseguró que el partido liderado por su primo "nunca avaló una amnistía". Y el vice primero del partido, José Torello, salió a aclarar que lo de Guelar era "una postura personal", y que "PRO rechaza que se esté estudiando impulsar una consulta popular por una amnistía a quienes violaron los derechos humanos".

Luego, un grupo de diputados del PRO calificó la iniciativa de "amnistiar a los autores de la página más oscura" de la historia de la Argentina, como "una cobarde forma de olvido". Fue en un comunicado firmado por los diputados nacionales Christian Gribaudo y Laura Alonso (quien dijo que eran "patéticas" las declaraciones de Guelar); los legisladores porteños Martín Ocampo y Oscar Zago y el bonaerense Orlando Yans. Todos integrante del espacio Cambio PRO Radical, advirtieron que "la verdad se construye sobre la base de la verdad y la justicia".

Señalaron además que el pensamiento de Guelar "no debería encontrar lugar en este espacio político, respetuoso con las víctimas de cualquier tipo de violencia, en particular con las que sufrieron el terrorismo de Estado".

También la juventud nacional de PRO, encabezada por la diputada Soledad Martínez, expresó que "no avalamos ni impulsamos ningún pedido de amnistía".

De origen justicialista, Guelar fue embajador del menemismo en Brasil y en los Estados Unidos. Actualmente es secretario de relaciones internacionales de PRO.

Por fuera del PRO también hicieron saber su rechazo el diputado de SI, Eduardo Macaluse, el ex fiscal Julio Strassera y el ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández.

Los juicios a los represores avanzan a paso muy lento y a este ritmo no concluirían sino hasta 2023. El 2009 concluyó con 32 condenas y 5 absoluciones. Se estima que este año habrá sentencia para unos cien imputados, sobre más de 800.

Del jefe de gobierno porteño, que aspira a ser presidenciable en 2011, no se conoce ningún pronunciamiento público sobre estos procesos en marcha.

Pero el episodio de Guelar no es el primero entre los seguidores de Macri, que no ha visto como un inconveniente promover a funcionarios con posiciones afines. Al asumir, ratificó al frente del área de control comunal al ex juez Federico Young, que hacía poco había compartido tribuna con Cecilia Pando, la más conocida defensora de los militares procesados. Y el mes pasado sostuvo la designación en Educación de Abel Posse, que duró 11 días hasta que renunció, muy cuestionado por sus ideas por los gremios y la oposición.

Comentá la nota