"O salimos todos o nos hundimos todos", advierte la Fechaco

La Federación Económica del Chaco dio a conocer un duro pronunciamiento sobre la situación nacional y provincial, sobre la que responsabiliza principalmente a la dirigencia política. Ahora, en la actual coyuntura, la organización empresaria dice que no caben los individualismos.
"O salimos todos o nos hundimos todos", dice el texto difundido a modo de solicitada y titulado: "De cara al bicentenario".

La declaración describe a la dirigencia política como un sector que cuando está en función de gobierno actúa como "una casta que a diario se ocupa de estudiar la mejor manera de esquilmarnos, con el fin de distribuir a su antojo y capricho el botín conseguido, no reparando en privaciones a la hora de fijar sus remuneraciones, viáticos, gastos de representación, vehículos, vales de combustibles, pasajes, vacaciones, etcétera. Nombrando amigos y parientes sin importar su capacidad, ni siquiera teniendo en cuenta la real necesidad de esos nuevos puestos, agrandando y burocratizando a diario la administración y, por si fuera poco, con estabilidad garantizada por Constitución, gastando hasta lo que no se debe, total si sobra se acordarán de la salud, la educación y la seguridad".

Vivir del Estado

"Son ellos, los que se reciclan sistemáticamente y cual paladines de la justicia, van rotando por los cargos que se nos pueda ocurrir. Sirven para todo, arqueros, defensores, mediocampistas y delanteros, polifacéticos multifuncionales. Lo cierto es que desde hace más de 25 años algunos y otros menos, viven del erario público y obviamente jamás estuvieron en el llano, como decimos nosotros del otro lado del mostrador", dice la Fechaco.

"Son ellos los que aprendieron rápidamente a tener actitudes totalitarias y hasta dictatoriales cuando son oficialismo y, por el contrario, siendo oposición a generar las más variadas acciones destructivas por el solo hecho de desestabilizar, sin importar lo que se hizo bien y convertirlo en política de Estado", agrega.

"Son ellos los que no saben que significa meter la mano en el bolsillo propio para ser solidarios, pero sí lo hacen sacando la plata del bolsillo ajeno y tratando por sobre todas las cosas que quede mediáticamente registrado", sigue el texto.

Apología del subsidio

"No crean que en nuestro sector son todos santos, en absoluto", reconoce luego el documento empresario. "Hay muchos corruptos que bien saben aliarse con el poder para despojar al soberano y es así como llegamos a un Estado que paga tres veces más caro lo que consume, multiplicando las acciones asistencialistas, haciendo la apología del subsidio, que en los últimos años nos hizo vivir en el país de lo virtual, ya que nadie sabe a ciencia cierta cuánto valen las cosas, llámese energía eléctrica, gas, transporte público de pasajeros, harina, aceite, etcétera.

"Lo cierto, lo real, lo que no nos presenta ni el INDEC, ni las estadísticas, ni los discursos, es que hay cada vez más pobres, más desocupados, mas sub-empleo, más economía marginal y cada vez son más los de nuestro sector los que van cayendo, y es mayor el resentimiento, el odio, producido por la marginalidad, otra gran oportunidad perdida para la Argentina y todos sus habitantes", añade.

En ese contexto indica que "atrás van quedando los proyectos de ampliación de las bases tributarias para lograr la disminución de la presión fiscal, la regionalización impositiva como método ineludible de equidad geográfica, la industrialización, la ayuda crediticia real a los emprendedores, como instrumento para el fomento de puestos de trabajo genuinos".

"Lejos de orientar los recursos al mejoramiento del sector productivo, se privilegiaron los grupos cuasi mafiosos de poder, las megas empresas, muchas de ellas extranjeras y nuevamente se dictaron normas que beneficiaron actividades que para nada suman a la verdadera productividad. Mientras en el plano internacional nos aliamos con algunos estados dictatoriales cuyos payasescos conductores hunden sus propios pueblos en la miseria", acusan.

Derrumbe del Estado

En contraste señala que "quienes producimos, asistimos impávidos al derrumbe sistemático del Estado, que lejos de poder planificar inversiones que promuevan el desarrollo, se debate en la subsistencia de poder dar cumplimiento a los compromisos salariales".

"La caja que se decía tener no está, el dinero no alcanza. Muchos son responsables: la crisis internacional, el conflicto con el campo, la sequía pero nadie puede omitir la responsabilidad que les cabe a los conductores del Estado. Son ellos, los becados del sistema, quienes hoy deben dar muestras serias y verdaderas de compromiso para con su pueblo, no solo recortando los gastos, también sus ingresos, cuidando celosamente los recursos y su orientación, llegó el momento en que los ñoquis, los que no suman en nada y todos aquellos que no resulten útiles deben irse a la casa, es la hora de promover una oxigenación en la dirigencia política, nadie debería permanecer más de cuatro años en un cargo sin pasar luego por un período similar en su casa observando lo que dejó a su paso por la conducción política", reclama la entidad.

A la hora de pensar en una salida, la Fechaco dice que "no existen fórmulas mágicas para sacarnos de esta horrenda situación, solo la unión de los talentosos, de aquellos que despojándose de apetencias personales utilizando sus conocimientos y experiencias, con sentido común integren grupos de diálogo que den formato a las estrategias que permitan desarrollar y planificar las acciones a seguir para sortear esta penosa realidad".

"Es necesario romper con los individualistas, nadie va a salvarse solo, o salimos todos o nos hundimos todos juntos", advierte.

Comentá la nota