"Si saliera campeón con Lanús me desmayaría en la cancha"

El técnico del club del Sur, uno de los mejor administrados del fútbol argentino, cuenta los secretos del éxito. Mantener una base de jugadores, vender poco para comprar poco y dar lo mejor de cada uno son algunas de las claves que entrega el conductor del conjunto granate.
Lanús es proyecto. Es crecimiento. Es una utopía que muchos quieren asemejar. Es que estuvo en el fondo del mar y resurgió de las cenizas. Hace 30 años estaba sumergido en una crisis institucional y económica. Pero ahora, la historia es otra. Es un ejemplo como club y está a la par de los grandes del fútbol argentino. En una charla con Página/12, su entrenador Luis Zubeldía contó lo difícil que es mantenerse en la elite del fútbol argentino y su gran sueño personal: "Si saliera campeón con Lanús me desmayaría en medio de la cancha". Pero para que eso suceda, primero tienen que pasar varias batallas, y la de hoy con Boca es muy importante para que ese sueño empiece a vislumbrarse.

–No se notan grandes diferencias entre ambos equipos, ¿como lo vive desde adentro?

–Es algo que se ha gestado por lo que sucedió en el fútbol. Igual, Boca es el que comandó la última década en el primer nivel. Hay que sacarse el sombrero ante lo que hizo. Siempre buscamos mejorar para poder arrimarnos a lo que es Boca a nivel mundial.

–Pero en estos momentos se da una paridad entre los grandes y chicos.

–Sí, puede ser. Tiene que ver con los recambios de jugadores. En Boca, en los últimos tiempos, se han ido muchos jugadores y han vuelto con otra edad. Entonces, hasta que se acomodaron al fútbol actual hubo algunas instituciones como Lanús, Estudiantes y Vélez, que están equilibradas en la compra y venta de jugadores, que pudieron crecer y tener este presente.

–¿Cuál es su visión del fútbol actual?

–Es muy difícil abrir un juicio con respecto al fútbol local en cuanto al rendimiento. En los últimos años existió un éxodo de jugadores que no es normal. No es fácil sobreponerse ante una situación tan complicada como la que se vive.

–Pero Lanús ¿está al margen de eso?

–Es verdad. Por suerte, en el club podemos mantener una base de equipo, ya que vendemos poco y traemos poco. Igual, nos tenemos que mantener en ese plan para seguir en lo más alto. Aunque sabemos que es muy difícil, tenemos que seguir nuestro camino en todas las áreas.

–¿Y esta temporada la empezaron bien?

–Sí, y estoy muy contento, aunque soy consciente de que el torneo recién empieza. Es muy bueno tener este funcionamientos en los primeros encuentros, pero no nos tiene que modificar en nuestro camino. Tenemos que seguir haciendo lo mismo que venimos realizando en los últimos tiempos.

–¿Era lo que se imaginaba?

–Siempre aspiramos a lo mejor. Pero soy consciente de que es muy difícil arrancar el campeonato como lo hicimos. Además, en cada comienzo de torneo la paridad entre los equipos es mucha y cualquier resultado se puede dar. En el cuerpo técnico sabemos de esto. Y por suerte pudimos comenzar con dos triunfos.

–En las últimas temporadas su equipo siempre estuvo en los primeros puestos, ¿a qué cree que se debe?

–Sin dudas que esto es producto del buen funcionamiento del club, ya sea de los dirigentes, de los jugadores y del cuerpo técnico. El hecho de que todos demos lo mejor de cada uno lleva a que el club viva este presente tan prometedor. Igual, tenemos que seguir trabajando y sabiendo que el fútbol es dinámico, para los buenos y los malos resultados. Todos los integrantes del fútbol estamos al alcance de esas dos posibilidades, de que se te den o no los resultados. El tema está en mantener un equilibrio para superar los momentos malos.

–¿Hay que mentalizarse en pelear cosas importantes?

–Trataremos de dar lo mejor y seguir trabajando para corregir cosas. No es sencillo sostenerse en la elite del fútbol argentino. Por eso, aspiramos a conseguir algún título o por lo menos ser protagonistas hasta lo último.

–¿Qué es lo que más valora de Lanús?

–Lo que más destaco de este proyecto es el compromiso que hay en todas las personas que trabajan en el club.

–¿Y en lo institucional?

–Lo veo muy bien, con un crecimiento social muy grande. Ojalá que pueda seguir creciendo en infraestructura. A mi parecer, ése es el gran desafío que tenemos para el fortalecimiento del club. Después tenemos que mantener esa infraestructura de primer nivel, en la Argentina no es fácil mantener un proyecto así. Mientras se sigan vendiendo jugadores y los resultados nos sean favorables, esto se hará. Después vamos a tener que mantener todo lo que se logró, y eso es lo más difícil de todo.

–¿Futbolísticamente impusieron un estilo?

–Estamos muy bien. Tenemos una propuesta que genera admiración o un respeto de los colegas. Esto es algo que nos halaga mucho.

–¿Cuál es su balance en su primera temporada como entrenador?

–Fue muy buena. Haber salido primero en la general no es poco. Haber entrado a la Sudamericana con doce partidos de anticipación y haber peleado los dos torneos hasta último momento tampoco es poco. Por eso, todo esto me deja muy contento. Además, estar por primera vez en la historia primero en la tabla de los promedios también me genera admiración.

–¿Lanús era el club ideal para que empiece su carrera?

–Desde la comodidad, no hay duda de que era el mejor lugar. Pero es muy difícil asumir cuando las cosas están muy bien. Porque el mantenerse es complicado y, por suerte, lo pudimos hacer.

–¿En qué cree que tiene que mejorar?

–En todo. Todavía me falta mucho por aprender. Solamente hace un año que soy entrenador. Ser entrenador implica abarcar muchas cosas que hay que pulir constantemente.

–¿Qué meta le falta cumplir en el club?

–Mi mayor sueño es conseguir un título con esta institución que me dio todo. Es un sueño, pero a su vez es un gran compromiso que tengo con el club. Creo que si me pasa eso me desmayaría en medio de la cancha.

Comentá la nota