La salida de Reutemann anima a otros a dejar el kirchnerismo

Una senadora rionegrina le confirmó a Clarín que dejará el bloque. También se irán los dos salteños y tres más lo analizan. Crecería el PJ "anti K"
La salida de Carlos Reutemann y Roxana Latorre del Frente Para la Victoria del Senado alentó a otros para dar el mismo paso: la rionegrina María José Bongiorno (que llegó en 2007 como compañera de lista de Miguel Pichetto) le informó a Clarín que piensa dejar el bloque la semana que viene. Todo indica que también se irán los salteños Juan Carlos Romero y Sonia Escudero. Y otros tres lo están "pensando", parados muy cerca de la puerta.

Ayer, los teléfonos celulares y los semivacíos pasillos del Senado -muchos legisladores no volvieron aún de sus provincias- fueron el vehículo ideal para las versiones acerca de quién se queda en el kirchenrismo y quién no. Y la danza de nombres fue desde los "desencantados" con la política oficial hasta los "enojados" con determinadas cuestiones provinciales o partidarias, pasando por quienes ven llegar la hora de conseguir en las oficinas nacionales todo lo que gestionaron y hasta ahora no pudieron (desde algún subsidio para discapacitados de su provincia hasta la construcción de un puente).

Una de las que está a un paso de irse Bongiorno, una senadora de bajo perfil que hasta ahora acompañó sin chistar todas las leyes reclamadas por el kirchnerismo, incluyendo la polémica resolución 125 de las retenciones. Sin embargo, su origen es el Frente Grande (uno de sus referentes en Diputados, Julio Arriaga, también dejó al oficialismo y se acercó a Felipe Solá). Está cada vez más disconforme en el bloque "K" y la semana pasada recibió a un emisario del duhaldismo, como publicó Clarín. Sin embargo, desde la bancada oficialista insistían anoche en que la senadora "no se va".

Poco antes, desde el balneario de Las Grutas, Bongiorno había mandado a decir que "está firmemente decidida" a dejar la bancada y que se acercaría al interbloque Federal, donde conviven Adolfo Rodríguez Saá, Carlos Menem, el sanjuanino Roberto Basualdo y Chiche Duhalde entre otros.

A este grupo se sumarían los salteños Escudero (ayer, de viaje por Colombia) y Romero, que desde Cafayate no desmintió lo rumores de salida. Romero es vicepresidente del Senado desde 2007, justo debajo de José Pampuro -el kirchnerismo lo puso allí como una señal hacia el PJ-, pero perderá ese cargo cuando el mismo kirchnerismo lo desplace en la reunión preparatoria del 27 de febrero. Desde antes de la votación por el campo, y sobre todo después, Romero se mostró junto a los opositores en muchas votaciones del Senado.

Entre los que por estas horas analizan su posible emigración del bloque están el misionero Luis Viana (se comunicó ayer con Roxana Latorre, la coequiper de Reutemann), otro de los que votó con el Gobierno en el tema del campo pero ahora se siente "destratado" por el kirchnerismo a nivel provincial; y la riojana Teresita Quintela, que está recibiendo llamados y presiones de todos los bandos y analiza su pase.

La tercera en la lista de la que se hablaba ayer es la chaqueña Elena Corregido, quien mostró aires de independencia cuando votó en contra la resolución 125 en julio pasado y nunca estuvo cómoda con el kirchnerismo.

El minué de nombres del libro de pases incluyó ayer a los pampeanos Rubén Marín y Silvia Gallego, lo que fue desmentido temprano por una fuente: "si Marín estuvo en la comitiva del viaje a España con Cristina... ¡está muy lejos de irse!".

Lo cierto es que entre tironeos políticos (desde el bloque los llaman para se que queden, mientras los peronistas disidentes los esperan con brazos abiertos), son varios los que podrían alejarse del kirchnerismo en este año electoral. Otros aprovechan para hacerse sentir en el universo K. Pero si la diáspora sigue, el oficialismo del Senado -que antes tenía una mayoría hegemónica-, ya no será lo que era: podría quedar cerca de perder el quórum propio y tendrá que hacer muchos esfuerzos para aprobar las leyes del Gobierno.

Comentá la nota