Con la salida de Nostrala, se profundiza la ruptura

Renunció el secretario de Gobierno municipal, Walter Nostrala, mano derecha de Giacomino. No estuvo de acuerdo con la salida de Daniel Juez. Con él se fueron cinco funcionarios, y habría más.

La ruptura del Frente Cívico provocó la renuncia de una nueva tanda de funcionarios del gobierno municipal, liderados por secretario de Gobierno, Walter Nostrala.

Se trata de un dirigente de antigua y estrecha relación personal con el intendente Daniel Giacomino, pero que nunca se alejó del todo del círculo político del ex intendente Luis Juez, a quien reconoce el liderazgo del Frente.

La salida de Nostrala se desencadenó tras las forzadas renuncias de los juecistas Daniel Juez, Daniel Falfán y Juan Pablo Quinteros, la semana pasada. Según trascendió, ni el titular de Gobierno, ni el secretario de Participación Ciudadana, Guillermo Luque (otro funcionario mano derecha del intendente) estuvieron de acuerdo con que se promoviera la eyección del hermano de Juez y con la aceleración del cisma del Frente Cívico.

No sólo eso: fuentes municipales comentaron que el jefe comunal no informó a Nostrala, en su carácter de secretario de Gobierno, sobre la decisión que tomaría con Daniel Juez.

En ese escenario y en forma imprevista, el funcionario de más confianza del intendente presentó su dimisión ayer por la mañana, para asumir su banca en el Concejo Deliberante. Allí reemplazará al vecinalista Jorge Stabio (ver página 4).

Nostrala dio pocas explicaciones antes de irse. Antes de recluirse en su casa de las sierras dijo a los medios que “la ruptura del Frente Cívico” es la causa “fundamental” de su salida del gobierno comunal.

Además, criticó sin eufemismos la relación entre el intendente y el gobernador Juan Schiaretti y consideró que hubo “exceso” en la cercanía entre ambos.

“Yo siempre traté de decirle que la relación debía ser lo normal, tranquila y no exagerada. Me parece que en algunos casos pudo haber algún exceso, con lo que yo no estoy de acuerdo”, indicó el ahora ex secretario de Gobierno.

La sintonía entre el intendente y el gobernador es y será en el futuro el blanco de los dardos juecistas contra al titular del Palacio 6 de Julio. De hecho, una alta fuente cercana a Juez advirtió que la estrategia será instalar la idea de que Giacomino y Schiaretti son «socios».

En reemplazo de Nostrala, Giacomino designó rápidamente al radical Marcel Bonetto, ex intendente de la localidad de Los Cóndores, y ex funcionario de Rubén Martí cuando éste se desempeñó en la Secretaría de Relaciones Municipales de la Nación. Es decir, otro martíista en el gobierno de la ciudad.

Con Nostrala, cuya salida es un duro golpe personal y político para Giacomino, se fueron su segundo, Sebastián Gabriel García, el director de Personal, Carlos Festa, el director de Fiscalización y Control, Daniel Maldonado (el más juecista de todos), el director Legal y Técnico, Roberto Reale, y el director de Deportes, Héctor Baley.

Se esperan más renuncias.

Con este aluvión de renuncias, pierde consistencia la versión que indicaba que la salida de Nostrala responde a una estrategia de Giacomino para intentar modificar el mapa político del Concejo Deliberante, donde el intendente quedó en franca minoría frente al juecismo. Nostrala, según esta versión, se convertiría en un voto clave que, junto a los votos de los concejales de los sectores no juecistas, le permitiría al jefe municipal sacar algunas ordenanzas clave, como la de la autorización para el megaplan urbanístico del gobierno provincial.

Anoche, con Giacomino en Buenos Aires, aún no había definiciones sobre los posibles reemplazos en los cargos vacantes.

En cuanto a lo que algunos denominan el «juecismo residual», que integran varias decenas de funcionarios de tercera y cuarta línea, tampoco anoche había novedades sobre su futuro.

Al respecto, el secretario Coordinador, Alvaro Ruiz Moreno, remarcó que la salida de juecistas fueron producto de «renuncias» y no de expulsiones, dando a entender que ese sería el criterio a seguir en el futuro con el resto de los funcionarios. Asimismo, Ruiz Moreno aseveró que la respuesta que dará el municipio a la crisis política será «gestión, gestión y gestión» y aseguró que el intendente comprometió a los secretarios a que cumplan con objetivos fundamentales en bacheo, iluminación, higiene urbana y desmalezamiento, entre otros tópicos del quehacer municipal.

Comentá la nota