La salida de Adaro depende de una charla con Jaque

El ministro se reunirá con el mandatario, cansado de los roces con Cazabán. Pérez dice estar trabajando "a full".
En medio de las discusiones por la ley de endeudamiento que imperiosamente necesita el Ejecutivo para afrontar el déficit de 502 millones de pesos del ejercicio 2009, los rumores de salidas de funcionarios del gabinete de Celso Jaque otra vez ganaron la calle.

Los ministros, Mario Adaro (Gobierno) y Francisco Pérez (Infraestructura) son los nombres que circularon durante el fin de semana apuntados como posibles a dejar la función. La variante significativa, en esta oportunidad, es que sería por iniciativa propia.

En el caso de Adaro, no vería con malos ojos retornar a su antiguo trabajo en el sindicato junto a Guillermo Pereyra, titular del CEC y actual diputado nacional. El ministro, además, es parte del movimiento político sindical que tiene entre sus principales referentes al hombre fuerte del Centro Empleados de Comercio.

El detonante para tamaña determinación sería -en gran medida- los obstáculos y las molestias que genera la figura del resistido secretario General de la Gobernación, Alejandro Cazabán.

"A Mario le pasa lo mismo que al 70% del gabinete", confió un funcionario de Gobierno.

De todas maneras la decisión de alejarse del cargo estaría atada a una reunión que mantendrá Adaro en las próximas horas con el Gobernador, en la cual le expondrá todas su inquietudes.

Ante la consulta, Adaro se mostró reacio a hablar del tema. Primero lanzó una risa irónica como indicando -otra vez el murmullo de un posible alejamiento- pero a la hora de las palabras el ministro político fue terminante: "No es así, hay mucha tarea pendiente", se limitó a decir, con el fin de desterrar cualquier versión sobre su salida.

Dentro de las tareas que Adaro mencionó como "pendientes" de realización, trascendió que está en marcha una reformulación de la cartera a su cargo que incluirá nuevas áreas y cambio de nombres para introducir aire renovado.

"Se está pensando en la inclusión de un par de personas y algunos cambios de nombres pero no a nivel de subsecretarios", comentó un vocero de Gobierno.

En el entorno cercano tampoco se mostraron sorprendidos por el rumor: "El mes pasado hubo muchos de estos y le provocaron un gran desgaste", mencionaron y aunque no confirmaron el dato, dejaron flotando en el aire una ambigua frase: "Antes, hay que terminar la reforma integral de la Constitución que tuvo un primer paso con la media sanción de la reforma del artículo 221 y el proyecto de reforma judicial. Es un desafío político", tiró un referente cercano a Adaro.

En tanto, el diputado Pereyra desalentó una posible salida anticipada de su delfín. "Mario tiene las puertas abiertas para cuando quiera volver, pero será cuando termine la gestión. Antes no lo creo. Que existan rumores sobre su salida no es novedad pero con él tengo un contacto fluido y no está en su ánimo dejar el ministerio", puntualizó el dirigente sindical.

En cuanto a la situación de Pérez, las versiones indican que trataría de volver a la paz y tranquilidad de la Dirección de Ganadería, donde tiene asegurado un puesto.

Luego de una agitada semana que estuvo signada por las críticas opositoras, precisamente el principal reproche estuvo centrado en lo que respecta al pase del ministro a la planta permanente del Estado. "Es un gobierno en retirada y Jaque está ubicando a sus funcionarios" , dispararon legisladores del Confe cuando dieron a conocer la noticia.

Después de pasar ese sofocón, Pérez no esquivó el contacto y aclaró que los rumores "son locuras que tiran por ahí".

Según el titular de Infraestructura, "estoy muy ocupado trabajando en proyectos estratégicos para Mendoza que no los voy a dejar si no me lo pide el Gobernador". Atribuyó los rumores a cuestiones de "la rosca política", situación que -dijo- "no me ocupa ni me preocupa".

"Sigo trabajando y estoy a full", concluyó.

Comentá la nota