Salgado volvió con un gabinete armado por el Gobierno provincial

Salgado volvió con un gabinete armado por el Gobierno provincial
Dos hombres de confianza del Gobernador ocupan cargos clave. La oposición faltó y el intendente declaró asueto hasta el lunes.
Ayer por la mañana, y después de cuatro meses de exilio, Sergio Salgado volvió a ser el intendente de Santa Rosa. El justicialista reasumió el cargo luego de que la Suprema Corte declarara nulo el proceso de destitución realizado por el Concejo, y llegó acompañado de unos 300 simpatizantes que corearon su nombre desde la plaza.

En su antiguo despacho y flanqueado por los tres ediles oficialistas, con quienes asegura haber firmado la paz, Salgado señaló que su nueva gestión estará marcada por "la apertura y el diálogo con el bloque justicialista. Se inicia una nueva etapa en la que todos vamos a tirar para el mismo lado, buscando soluciones a los problemas de los santarrosinos", dijo muy emocionado, aunque su alegría no fue total, ya que en las últimas horas debió resignarse a que el Gobierno de la provincia le arme parte de su gabinete.

"Celso Jaque no quiere nuevos escándalos en el peronismo de Santa Rosa y es por eso que obligó a Salgado a aceptar dentro de su gabinete a algunos funcionarios de su confianza", explicó una fuente y siguió: "La idea del Gobernador es que esta gente siga de cerca la convivencia del peronismo santarrosino y que lo tenga al tanto de lo que ocurre en la comuna".

En los últimos días hubo dos reuniones fundamentales que delinearon los nombres del gabinete santarrosino. La primera fue el lunes, en Casa de Gobierno, y participaron Salgado, el ministro Mario Adaro y los tres concejales oficialistas -Ricardo Cobo, Antonio López (hasta ayer intendente interino), y Ramón Moreno-. Allí, Adaro dijo que la secretaría de Gobierno sería para el paceño Alberto Roza y que la secretaría privada iría a manos de Diego Maures, ambos hombres de la confianza de Celso Jaque.

En principio Salgado dijo que sí, pero volvió a Santa Rosa mascando bronca y, luego de reunirse con su gente, insistió en su idea original: la secretaría de Gobierno sería para Juan Trigo, un hombre que ya lo acompañó durante los once meses de su interrumpida gestión.

Esto molestó a Adaro quien viajó el miércoles a Santa Rosa para hablar nuevamente con Salgado: "A ver si nos entendemos: esto no es un pedido mío sino del Gobernador y tenés que acatarlo", palabras más o menos fue el mensaje del ministro de Gobierno. Sin margen para nada y a horas de la asunción, Salgado aceptó las reglas y nombró a Roza y Maures en esos estratégicos cargos; mientras tanto, Juan Trigo fue a dar a la Tesorería.

Así las cosas, Salgado comienza su nueva gestión flanqueado en puestos vitales por gente que no eligió, pero no tiene opción si quiere el apoyo y el dinero para obras de la Provincia. "Las decisiones de Salgado y los papeles que firme van a pasar por las manos de Roza. Habrá un control estricto de la gestión", dicen en los pasillos de la comuna.

Mientras tanto, en Santa Rosa habrá asueto administrativo hasta el lunes, para que la nueva gestión revise los papeles y números que deja la administración de López. Además, Salgado anunció que "la semana próxima nos visitará el Gobernador con su gabinete", algo impensado por los santarrosinos durante los cuatro meses en que López fue intendente. Por otro lado, Salgado dijo que "se revisará la situación de los más de cien contratados que quedaron sin trabajo en este tiempo".

En el Concejo, ya se observan fracturas y los siete ediles de la oposición dicen que recurrirán ante la Nación el fallo de la Suprema Corte que permitió volver a Salgado. Señalaron además que no fueron a la asunción porque "lo que debió ser un acto institucional, se transformó en uno partidario y peronista. Seguro que llegábamos y la gente nos hubiese recibido con insultos".

El radical Walter Fredes dijo que "es inconcebible que un paceño ocupe la secretaría de Gobierno de Santa Rosa" y que eso deja en evidencia que "Jaque no confía en Salgado y quiere vigilarlo de cerca".

Comentá la nota