Salgado: "Me sentí como Perón cuando lo voltearon en el ´55"

Admite que se equivocó cuando intentó impedir que ingresaran a la Intendencia. Dice que Jaque se dio cuenta tarde del conflicto.
Sergio Salgado (32) dejó en los talleres municipales la camioneta oficial en la que se movía mientras era el intendente de los santarrosinos y ayer se fue a comer tallarines a la casa de sus padres, que viven en una modesta vivienda en el paraje La Costa. Mientras prepara su defensa para enfrentar el viernes al Concejo Deliberante e intentar con ello rebatir la acusación de "desorden de conducta y actos de indignidad contra el cuerpo", Salgado asegura estar "tranquilo".

Dice que sólo se arrepiente de los incidentes que protagonizó frente a la municipalidad en la siesta del jueves, cuando a los empujones quiso impedir que el presidente del Concejo, José López, ingresara a la comuna para hacerse cargo de la intendencia.

"No era la manera de actuar y me equivoqué. Pero es que rompieron la puerta con una amoladora y la Policía no hacía nada. Sentí mucho dolor e impotencia porque estaban profanando el lugar donde trabajo. Yo nací en 1976 y a Perón no lo conocí, pero imagino que el general sintió algo parecido cuando los militares lo sacaron en el 55", admite Salgado un día después de la suspensión.

-Resulta llamativo que los diez concejales, incluido el oficialismo, se hayan puesto de acuerdo para suspenderlo ¿Cómo lo explica?

-Lo que pasa es que desde que la gente me eligió, dediqué todo el tiempo a la gestión y nada a la política. Asumí con graves problemas en el departamento: mil hectáreas y 30 viviendas dañadas por las tormentas, un embargo millonario por una deuda que la comuna arrastraba desde 1978 y entonces me dediqué a buscar recursos para el departamento, pero me olvidé de dialogar con la oposición y con los concejales de mi partido. Me faltó cintura política para acordar con el Concejo y fue un error grave.

Salgado dice que durante estos días no piensa ir a la municipalidad "para evitar problemas", pero asegura que "intendente hay uno solo y ése soy yo. El pueblo me votó y no puede ser que me suspendan sin elementos y que jure como intendente un concejal".

El intendente sancionado cuenta que el jueves decidió abandonar la sesión especial del Concejo en la que resultó suspendido "porque me cambiaron los cargos. Yo iba preparado para defenderme en los seis puntos por los que me acusan, pero en ese momento dejaron cinco cargos de lado y profundizaron uno de ellos: la toma del Concejo por parte de empleados contratados, sin haberme notificado. Yo soy inocente y no incité a nadie a tomar el Concejo. Eso puedo demostrarlo, pero en ese momento sentí que estaban cambiando la acusación y sumando elementos de los que no me habían notificado. Pedí un cuarto intermedio para estudiar el expediente y no me lo permitieron. Entonces me levanté y me fui".

Dice que confía en lo que vaya a pasar y asegura que "no hay nada de qué culparme. Si el Concejo insiste y me expulsa, iré entonces a la Justicia, pero a la comuna vuelvo".

-¿Se siente apoyado por el Gobierno provincial?

-La verdad es que no he tenido el apoyo que esperaba y que merece la democracia. Represento a 18.000 santarrosinos y alguien tendría que preguntar a la gente qué opina de mi gestión. Hace meses que le dije al gobernador (Celso) Jaque que la relación con el Concejo era mala y que temía que buscaran voltearme, pero creo que se dio cuenta un poco tarde.

Comentá la nota